Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El primer ministro Mateusz Morawiecki ha pedido a Estados Unidos albergar armas nucleares en su territorio como respuesta al despliegue de misiles nucleares rusos en Bielorrusia. Aunque formalmente, solo hay cinco países con este tipo de armas, existen programas de cooperación para desplegarlas en otros estados como forma de disuasión y defensa. En el caso de la OTAN, este programa de reparto, se extiende por cinco países: Italia, Bélgica, Alemania, Turquía y Países Bajos.

Para el líder del Ejecutivo polaco, la Alianza Atlántica no puede quedarse de "brazos cruzados" a la amenaza rusa de desplegar armas nucleares tácticas en Bielorrusia. Dice Morawiecki que aunque es una decisión estadounidense, que es el país que podría hacerlo, la voluntad polaca es clara: "hay que actuar rápidamente", ha indicado en una rueda de prensa en Bruselas tras la reunión del Consejo Europeo.

El 25 de mayo, los ministros de defensa de Rusia y Bielorrusia firmaron un acuerdo sobre este despliegue, y el viernes 16 de junio, el presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró que las primeras ojivas nucleares tácticas rusas ya estaban en Bielorrusia, aunque la transferencia final no se completaría hasta finales de 2023.

No es la primera vez que las autoridades polacas manifiestan públicamente su interés en participar en el programa de la OTAN para compartir armas nucleares, a la luz de la decisión de Rusia de desplegar armas nucleares en Bielorrusia.

«Siempre existe la posibilidad de participar en el programa de uso compartido de armas nucleares», declaró el presidente polaco Andrzej Duda en octubre. «Hemos hablado con líderes estadounidenses sobre si Estados Unidos está considerando esa posibilidad. La cuestión está abierta».

Ese mismo mes, la OTAN llevó a cabo la iteración anual de su ejercicio de disuasión nuclear, Steadfast Noon, que incluye la práctica de poner en marcha los planes de reparto de armas nucleares de la alianza. El ejército polaco participó en ese ejercicio, pero en un papel de apoyo y no como uno de los miembros que emplearían realmente municiones nucleares.

"Nos gustaría subrayar que Polonia no se esforzó por poseer armas nucleares", dijo entonces un portavoz del Ministerio de Defensa polaco. "Como miembro de la OTAN, participamos en la política nuclear de la Alianza y también estamos cubiertos por las garantías del programa Aliado de Compartición Nuclear".

En la actualidad, el acuerdo de reparto de armas nucleares de la OTAN se centra por completo en las bombas nucleares estadounidenses de la serie B61 lanzadas desde el aire. El programa prevé el despliegue avanzado de estas armas en cámaras de seguridad en bases aéreas de varios países miembros bajo control militar estadounidense. En una crisis en la que la alianza apruebe su uso, se cargarían en aviones de combate pertenecientes a los países participantes. Los aviones de la OTAN capaces de emplear estas armas nucleares se conocen como Dual Capable Aircraft (DCA), en referencia a la doble capacidad nuclear y convencional.

Los detalles concretos del programa son confidenciales y políticamente delicados para muchos de los países participantes, algunos de los cuales ni siquiera reconocen públicamente la presencia de armas nucleares estadounidenses en su territorio. El pasado mes de octubre, la Federación de Científicos Estadounidenses (FAS) calculó que había alrededor de 100 B61 en total repartidas en seis bases de cinco países: Bélgica, Alemania, Italia, Países Bajos y Turquía. En el pasado se han hecho estimaciones de entre 150 y 200 bombas.
Polonia quiere albergar armas nucleares de la OTAN para contrarrestar a Rusia