Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El Gobierno de Uruguay anunció el pasado 17 de Julio que seleccionó al astillero español Cardama para fabricar dos patrulleros oceánicos con el fin de reforzar la presencia de la fuerza naval en el mar del Atlántico Sur.

El anuncio fue hecho por el ministro de Defensa, Javier García, quien aseguró que el astillero español fue elegio tras un proceso licitatorio donde participaron otras 8 empresas internacionales. El costo total del proyecto asciende a los $92 millones.

El ministro destacó que la oferta fue la más económica de todas y la que ofrece la entrega de los buques más rápida. El primero buque llegará en el primer trimestre de 2025 y el segundo al final de mismo año.

Según el gobierno uruguayo las nuevas embarcaciones OPV son navíos multipropósito de 50 tripulantes con un alto grado de flexibilidad para realizar tareas en el altamar, dispondrán de hangar y helipuerto desde donde operará un helicóptero tipo Bell 412.

Los buques tendrán un desplazamiento de 1.700 toneladas, 86,74 metros de eslora, 12,2 metros de manga y 3,60 metros de calado. También tendrán un sistema de gestión de combate, sistema de observación Oteos N y estarán armados con una Remote Weapons System (RWS) Sentinel 30 de 30 mm y dos RWS Sentinel 2.0 de 12,7 mm fabricadas por la compañía española Escribano.

El ministro de Defensa, Javier García, dijo que, con esta nueva adquisición, la Armada uruguaya contará con seis nuevos buques, la mayor modernización de la fuerza en muchos años.

García recordó que tres buques fueron traídos de Estados Unidos, y “lo que vamos a recibir de la República de Corea, más los dos patrulleros oceánicos, hay que remontarse al año 91, donde ingresaron cinco buques a la Armada para tener, en este caso, es aún mayor, son 6 buques, que van a cumplir con lo que anunciamos, nos comprometimos en el programa de gobierno y anunciamos el primer día aquí, que es la modernización de la Armada Nacional”.

Los tres buques Protectores Marinos, comprados por el gobierno a Estados Unidos, se incorporaron a la Armada uruguaya en 2022. El gobierno invirtió unos 5 millones de dólares en estas tres embarcaciones, incluyendo el reacondicionamiento, el paquete de repuestos, el equipamiento y el entrenamiento de las tripulaciones.

Los OPV de construcción española “tendrán la misión de recuperar el control del espacio marítimo”, explicó también García. “Hoy el control del espacio marítimo estaba limitado por el deterioro y la antigüedad de los buques existentes en el país”, añadió el ministro.

El Ministerio de Defensa decidió adquirir las embarcaciones por razones técnicas y con base en los requisitos establecidos por la propia Marina Nacional, como la necesidad de armamento, un helipuerto, así como otras condiciones para el cumplimiento de la misión de cuidado de los recursos naturales y la represión de la pesca ilegal.

Los buques fueron adquiridos con fondos reservados en la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) y Rentas Generales.
Uruguay comprará dos patrulleros oceánicos al astillero español Cardama