Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Rusia afirmó este martes que abatió un cohete estadounidense de largo alcance GLSDB, la primera confirmación que estas municiones fueron entregadas a Ucrania, que considera este tipo de armas cruciales para lanzar una contraofensiva.

El gobierno de Kiev no entregó ninguna información sobre el despliegue de este tipo de cohetes, que son municiones de pequeño diámetro y alta precisión.

El ministerio ruso de Defensa informó que "la defensa antiaérea (...) derribó 18 cohetes del sistema Himars y un cohete guiado GLSDB".

Estos proyectiles fabricados por el estadounidense Boeing y el sueco Saab, con un alcance de hasta 150 km, pueden alcanzar posiciones rusas, especialmente depósitos de armas, lejos de las líneas de frente.

"La precisión de los GLSDB es tan elevada que pueden golpear el radio de un neumático", dice Saab en su página web.

Ucrania ha insistido en que necesita este tipo de munición para destruir las líneas de suministro ruso y poder contrarrestar su déficit de efectivos y pertrechos, con miras a una contraofensiva en el sur y el este del país.

La entrega en junio de 2022 al ejército ucraniano de sistemas de lanzacohetes móviles de alta precisión Himars, con municiones de un alcance de 80 km, permitieron a Kiev atacar las reservas del ejército ruso e infligir duros reveses a Moscú.

Esta ventaja permitió arrebatarle amplios territorios del sur y el noreste de Ucrania, entre septiembre y noviembre. En respuesta a la amenaza de los Himars, las fuerzas rusas han extendido sus líneas de suministro, trasladando sus reservas de munición más lejos del frente.

Los países occidentales se mostraron reacios en un comienzo a entregar sistemas de más largo alcance a Ucrania, por los temores de que fueran utilizados para atacar territorio ruso, provocando una escalada del conflicto.

Ucrania, por su parte, prometió en reiteradas ocasiones que estas armas sólo van a ser utilizadas para golpear objetivos en territorios ocupados.

Después de que Ucrania sufriera una ola de ataques contra sus ciudades y sus infraestructuras, Estados Unidos anunció el 3 de febrero que suministrará a Kiev sistemas GLSDB. Pero, nunca se anunció un calendario para las entregas y algunas fuentes estimaron que eran necesarios varios meses.

Además de las municiones, desde el inicio del conflicto en febrero de 2022, Ucrania ha insistido que necesita cientos de tanques pesados para enfrentarse a la invasión rusa.

Los países occidentales prometieron que enviarían carros de combate a Kiev, pero el número de envíos parece estar por debajo de las expectativas de Ucrania.

El ministro de Defensa de Ucrania, Oleksiy Reznikov, anunció que recibió un arsenal de carros británicos Challenger, blindados estadounidenses Stryker y Cougar y de vehículos alemanes Marder.

Para Rusia, el envío de armas occidentales es una prueba de que Estados Unidos y Europa libran una guerra indirecta contra Rusia.
Ucrania desplegó cohetes GLSDB de largo alcance, afirmó Rusia