Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

En dos operaciones llevadas a a cabo en los departamentos de Bolivar y Santander,  la Armada de Colombia y el Ejército Nacional propinaron dos contudentes golpes contra las organizaciones narcoterrroristas del país.

La primera incautación se presentó en el marco de una operación de interdicción marítima, cuando unidades de la Estación de Guardacostas de Cartagena lograron el decomiso de 1.248 kilogramos de clorhidrato de cocaína, en el mar Caribe cerca a la Isla de Tierrabomba en Cartagena, Bolívar.

La motonave sospechosa tipo Go Fast  en la que trasportaban el alijo fue detectada oportunamente a cuatro millas náuticas al noreste de la boya de mar, de inmediato una Unidad de Reacción Rápida -URR- de la Estación de Guardacostas de Cartagena destacada en la zona procedió a iniciar la operación de interdicción. Dada la presión militar de los hombres de la Armada de Colombia, los tripulantes emplayaron y abandonaron la embarcación, emprendiendo la huida.

En el interior de la motonave fueron hallado el alijo que fue llevado al muelle de la Estación de Guardacostas de Cartagena, en donde se inició la inspección detallada y efectivos de la Policía Antinarcóticos de la Seccional de Investigación Judicial –SIJIN- de Cartagena realizaron las Pruebas de Identificación Preliminar Homologadas –PIPH-, arrojando resultado positivo para clorhidrato de cocaína. Así mismo, la cocaína incautada fue puesta a disposición de funcionarios de Policía Judicial.

Por su parte el Ejército Nacional capturó otro alijo de narcóticos en desarrollo de operaciones militares sostenidas en el Magdalena Medio, mediante labores de registro y control, coordinadas con la Policía Nacional. Allí interceptaron un tractocamión que se movilizaba por la vía Panamericana, y en el que se halló un cargamento de 532 paquetes de clorhidrato de cocaína, al parecer perteneciente al la subestructura Jorge Iván Arboleda Garcés, del Clan del Golfo. 

El hecho se presentó a la altura del kilómetro 17, en el municipio de Cimitarra, Santander, después de hacer seguimiento de este vehículo que venía desde la costa Pacífica. El cargamento de drogas ilícitas, avaluado en más de 2766 millones de pesos, venía incrustado en un compartimento de la camabaja, por lo que fue necesario desmontar las láminas que cubrían la sustancia.

Gracias a la pericia de las patrullas motorizadas, su experticia en la revisión de los vehículos que se movilizan por las vías nacionales, se logró evitar que los 532 kilogramos de  clorhidrato de cocaína llegaran a la ciudad de Cartagena, que era el destino final trazado; posteriormente, el cargamento iba a ser enviado a otros países. 

El conductor del vehículo fue capturado, dejado a disposición de la Fiscalía General de la Nación, y un juez de la República le dictó medida de aseguramiento carcelaria.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!