Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Durante unos 20 días, la aeronave Gripen E 4100, utilizada en las campañas de desarrollo y certificación en Brasil, fue expuesta nuevamente a condiciones climáticas extremas. Durante las evaluaciones, la aeronave voló aproximadamente 12 horas en 10 misiones en condiciones de calor y humedad, típicas de la región norte de Brasil.

"El Gripen estuvo basado en la Base Aérea de Belém, donde contaba con el apoyo en tierra y los equipos de Saab y Embraer. Después del despegue, la aeronave se dirigía hacia una zona de pruebas sobre el mar cerca de Salinópolis, a unos 160 km de Belém. Instalamos una estación de telemetría en ese lugar para recolectar todos los datos de los vuelos", explicó Dalton Leite, ingeniero de Embraer responsable de la campaña.

Los ensayos se realizaron para evaluar el rendimiento de todos los sistemas en condiciones extremadamente calurosas y húmedas, asegurando la refrigeración adecuada de los equipos, el confort del piloto y el comportamiento general de la aeronave en dicho ambiente.

"A pesar de las desafiantes condiciones climáticas y los cambios repentinos en la meteorología a lo largo del día, los resultados obtenidos demuestran que el Gripen puede operar sin restricciones climáticas en cualquier lugar de la región norte", dijo Martin Leijonhufvud, jefe del Centro de Ensayos en Vuelo del Gripen (GFTC) de Saab.

Durante la campaña, las responsabilidades fueron asignadas a Embraer como parte del programa de transferencia de tecnología, con el objetivo de mejorar la experiencia de la empresa brasileña en esta área.

"Las pruebas involucraron el trabajo de aproximadamente 35 personas, divididas entre brasileños y suecos, y fueron fundamentales para fortalecer aún más la colaboración entre Saab y Embraer. También prepararon a nuestros técnicos e ingenieros para realizar este tipo de trabajo sin la tutoría de Saab", añadió Leite.

La campaña también incluyó pruebas de vuelo en régimen transónico* y la evaluación de la funcionalidad del radar altímetro. Transónico es la franja de transición de la velocidad subsónica a la supersónica, aproximadamente de Mach 0,8 a Mach 1,2, o 980 km/h a 1.470 km/h al nivel del mar.

"Los vuelos transónicos se realizaron para evaluar el rendimiento del caza y del motor a altitudes más bajas, permitiendo al equipo medir el aumento del calor y las tensiones estructurales en la aeronave", explicó Jakob Högberg, piloto jefe de pruebas de Saab.

El ensayo del radar altímetro tiene un impacto directo en varios sistemas de la aeronave, incluido el sistema de alerta de proximidad al suelo (GPWS), que es un equipo anticolisión de precisión para vuelos a baja altura.

El caza exploró altitudes entre 200 metros y 500 metros sobre la densa y húmeda selva para permitir al equipo validar la precisión de las mediciones del radar altímetro en ese entorno.

Todos los ensayos realizados se completaron con éxito, consolidando otra etapa en la campaña global de desarrollo y certificación del Gripen E. Estas pruebas incluyeron el transporte de una variedad de configuraciones de cargas externas, como misiles IRIS-T y Meteor, así como tanques de combustible.
El caza Gripen brasileño se prueba con éxito en condiciones meteorológicas extremas
El caza Gripen brasileño se prueba con éxito en condiciones meteorológicas extremas