Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Bill Blair, ministro de Defensa de Canadá, anunció este 15 de febrero en Bruselas que las tropas canadienses enviadas a Letonia pronto estarán protegidas por un sistema antiaéreo de corto alcance diseñado por Suecia. Se trata de un sistema que cuesta 170 millones de dólares, señaló.

El anuncio fue hecho mientras los miembros de la alianza militar de la OTAN se encontraban reunidos en Bruselas este jueves para evaluar la guerra en Ucrania así como las supuestas amenazas de Rusia.

El ejército canadiense ha permanecido durante más de una docena de años sin un sistema de defensa aérea dedicado a proteger a las tropas terrestres de ataques de helicópteros y aviones de rápido movimiento.

El año pasado, el gobierno de Canadá ordenó la compra de un nuevo sistema con carácter urgente, una vía para acelerar las compras de grandes equipos.

Antes de una reunión con sus homólogos de la OTAN, Blair anunció el acuerdo para comprar el sistema de defensa aérea de corto alcance RBS 70 NG de la compañía Saab Canadá. El sistema portátil comenzará a llegar a finales de este año, afirmó.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa sigue trabajando para adquirir un sistema de defensa aérea más amplio y sofisticado que pueda hacer frente a los misiles aire-superficie y a la artillería de cohetes.

También este 15 de febrero, Blair anunció que el gobierno canadiense gastará 46 millones de dólares en la compra de un sistema terrestre destinado a contrarrestar la amenaza de los pequeños drones, que se han convertido en una característica sofisticada y mortífera de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Los contratos para la compra de sistemas anti-drones serán compartidos entre las compañías TRD Systems de Singapur, que construye el cañón para drones desmontado ORION-H9; la empresa CACI Inc., de Reston, Virginia, que produce escáneres omnidireccionales; y la empresa Leonardo UK Ltd., que construye sistemas de sitio fijo.

Todos estos equipo bélicos serán desplegados para la brigada de la OTAN comandada por Canadá en Letonia y las compras, cuando lleguen, completarán la promesa del gobierno liberal de cerrar las principales brechas de equipo para las tropas en el terreno, cuya misión es disuadir una hipotética agresión rusa en los estados bálticos.

Los soldados canadienses se encuentran en Letonia como parte de la contribución militar de Canadá a la misión de disuasión de la OTAN, conocida como "Operación Tranquilidad".

En diciembre, Blair anunció que Canadá gastará 32 millones de dólares para adquirir un moderno sistema antitanque, fabricado por la compañía Rafael Advanced Defense Systems. Se espera que esa compra llegue a Letonia a mediados de este año.

El sistema de defensa antiaérea RBS 70 de corto alcance guiado por láser y el sistema antidrones protegerán no sólo a las tropas canadienses, sino también a otras que participan en la brigada multinacional, afirmó el ministro.

Al invertir en defensa aérea y capacidades anti-drones para las tropas canadienses, también estamos reforzando las capacidades defensivas del grupo de batalla de la OTAN en Letonia en su conjunto.
Una cita de Bill Blair, ministro de Defensa de Canadá.

Hace más de una década, cuando la participación de Canadá en la guerra en Afganistán llegaba a su fin, el ejército elaboró un plan para reconstituir y reemplazar sus desgastados pertrechos bélicos. Esa lista incluía sistemas modernos de defensa aérea para tropas terrestres y mejores armas antitanques.

El plan languideció por varios años, víctima de los planes de reducción del déficit, los cambios en las modas de defensa, la guerra burocrática entre servicios y departamentos, a lo que se añadió la indiferencia política.

El Ministerio de Defensa ha estado luchando durante más de un año y medio para comprar el equipo, mientras las tropas canadienses en Letonia han estado observando al otro lado de la frontera a un ejército ruso herido que ha aprendido muchas lecciones sangrientas luchando contra los ucranianos.

Las brechas en la capacidad canadiense han sido cubiertas, hasta este momento, por otros países que hacen parte del grupo de batalla multinacional.
Canadá compró el sistema antiaéreo RBS-70 de SAAB para la protección de sus tropas desplegadas en Letonia