Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Francia realizó este sábado un exitoso ensayo de un misil balístico estratégico M51.3 sin carga nuclear, informó el Ministerio de Defensa. “Esta evolución hace duradera la credibilidad de nuestra disuasión nuclear y demuestra la excelencia de nuestra tecnología de cohetes”, señaló el ministro Sébastien Lecornu.

El lanzamiento de prueba se efectuó desde la base de la Dirección General del Armamento (DGA) en Biscarrosse, en el suroeste de Francia y fue monitoreado por varias estaciones terrestres en todas las fases del vuelo.

En el comunicado de Lecornu, se especificó que el misil fue monitorizado en todas sus fases de vuelo y cayó en una zona del Atlántico norte “a varios centenares de kilómetros de cualquier costa”, y que se respetaron los acuerdos internacionales.

Según Defensa, esta prueba contribuirá a reafirmar durante las próximas décadas la credibilidad de la disuasión nuclear que Francia ejerce en los océanos.

El M51.3 es la versión mejorada del M51, un misil intercontinental diseñado para ser lanzado desde submarinos. Si no hay contratiempos, la nueva arma debe estar operativa en el 2025.

La disuasión estratégica francesa reposa sobre todo en los cuatro submarinos de propulsión nuclear que tienen su base en una isla supervigilada, Île Longue, cerca de Brest (Bretaña). Cada uno de ellos lleva 16 misiles con múltiples cabezas nucleares. Siempre hay un submarino patrullando en un área secreta, presumiblemente en aguas del Ártico, y otro capaz de zarpar con rapidez si es necesario. Los otros dos suelen estar en mantenimiento. Después de la invasión de Ucrania, se dijo que había dos patrullando simultáneamente, como aviso a Rusia.

Además de los submarinos, Francia posee misiles nucleares de menor alcance que pueden ser disparados desde cazabombarderos, antes los Mirage y ahora los Rafale.

Francia llevó a cabo el último ensayo atómico subterráneo en enero de 1996 en el atolón de Fangataufa, territorio polinesio de soberanía francesa en el Pacífico, pese a las fuertes protestas a escala mundial. Fue el presidente conservador Jacques Chirac quien, tras ser elegido, decidió, por motivos científicos y de seguridad nacional, efectuar una serie final de seis pruebas atómicas reales antes de confirmar que no se harían más y que solo se procedería a tests de nuevas armas mediante simulaciones de laboratorio.
Francia probó con éxito un misil balístico de largo alcance en el Atlántico