Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Tras el ataque y la infiltración sin precedentes de Hamás en Israel el sábado, los dirigentes israelíes han prometido una derrota aplastante y duradera de sus adversarios en la Franja de Gaza. Cumplir ese objetivo podría implicar la mayor operación terrestre del país en más de 40 años.

El ataque sorpresa del sábado, en el que cientos de militantes palestinos se infiltraron en varias zonas pobladas dentro de las fronteras de Israel anteriores a 1967, ha dejado, hasta el momento de redactar este informe, no menos de 700 israelíes muertos y al menos 2.048 heridos. 

Los ataques israelíes contra Gaza han dejado al menos 313 palestinos muertos y unos 2.000 heridos. Las autoridades israelíes prometen que su próxima campaña contra Hamás y otras facciones palestinas irá mucho más lejos que las operaciones recurrentes contra militantes en la franja que comenzaron a finales de 2008.

“Cambiaremos la realidad sobre el terreno en Gaza durante los próximos 50 años”, declaró el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant. “Lo que había antes, ya no lo habrá. Operaremos con toda nuestra fuerza”.

El primer ministro Benjamin Netanyahu también prometió que Israel “se vengará de este día negro” utilizando toda su fuerza para destruir las capacidades de Hamás. Sin embargo, también advirtió que: “Esta guerra llevará tiempo. Será difícil”.

Ambas declaraciones indican que los dirigentes israelíes están preparando a la opinión pública para una gran operación que no se basará únicamente en bombardeos aéreos y de artillería, sino posiblemente en una importante operación terrestre. La última vez que Israel lanzó una ofensiva terrestre en Gaza fue durante la guerra del verano de 2014. Pero incluso esa operación tenía el objetivo limitado de destruir los túneles de Hamás, no de eliminar al grupo por completo.

Esta vez será diferente. Puede que incluso haya que remontarse hasta 1982 para encontrar un precedente comparable.

En junio de 1982, Israel invadió el sur de Líbano con el objetivo declarado de alejar a los combatientes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de la frontera para evitar que bombardearan las ciudades del norte de Israel. Aunque la Operación Paz para Galilea tenía el objetivo original de empujar a la OLP 40 millas al norte de la frontera israelí, en lugar de ello, el ejército israelí avanzó hasta Beirut y la sitió, lo que se cobró un terrible tributo entre la población civil libanesa.

La operación logró aparentemente su objetivo de expulsar a la OLP, y los dirigentes del grupo se trasladaron a Túnez. Sin embargo, el conflicto propició el rápido ascenso de Hezbolá, más poderoso, que perpetró mortíferos atentados suicidas contra las tropas israelíes. Israel se retiró de gran parte de Líbano a una zona de seguridad en el sur en 1985. En 2000, las últimas tropas abandonaron la zona de seguridad, aunque Israel mantuvo su control sobre una pequeña franja fronteriza conocida como las granjas de Shebaa.


Una columna de tanques Merkava israelíes se preparan cerca de la frontera con el Líbano.
Aparte de Paz para Galilea, la única gran ofensiva terrestre que el ejército israelí ha emprendido desde 1982 fue la Operación Escudo Defensivo de 2002 en Cisjordania, de duración mucho más breve, durante la Segunda Intifada. En su mayor parte, el ejército israelí ha utilizado la artillería, los ataques aéreos y las incursiones de pequeñas unidades de infantería y fuerzas especiales para neutralizar a sus oponentes.

Paz para Galilea fue una continuación de la Operación Litani de 1978, una ofensiva de una semana que Israel lanzó en el sur de Líbano después de que militantes palestinos se infiltraran en Israel y mataran a 38 civiles israelíes en una autopista cerca de Tel Aviv. Escudo Defensivo siguió a una masacre de Pascua en la ciudad costera israelí de Netanya en la que murieron 30 personas.

Como ya se ha señalado, el ataque del sábado dejó un orden de magnitud superior de civiles israelíes muertos -unas diez veces el número de esos dos ataques combinados, según cifras preliminares- y supuso una violación mucho mayor de la seguridad del país. También ha visto cómo decenas de israelíes eran secuestrados dentro de las fronteras anteriores a 1967 y llevados de vuelta a Gaza. Liberar a estos rehenes será sin duda un gran reto, incluso para las unidades de fuerzas especiales de élite de Israel.

Una amplia ofensiva terrestre en Gaza implicará probablemente una guerra urbana mortífera contra adversarios atrincherados dispuestos a morir en la batalla y a utilizar a los civiles y soldados israelíes capturados como escudos humanos.

Luego está el factor Hezbolá. El domingo, la milicia chiíta respaldada por Irán disparó morteros contra las granjas de Shebaa, controladas por Israel. Tanto el ataque como la rápida respuesta de Israel, disparando artillería sobre la frontera, parecían calibrados para evitar cualquier escalada, al menos por ahora.

Hezbolá podría sentirse obligado a abrir un frente en el norte si Israel se adentra en Gaza o reocupa totalmente el territorio. Lo más probable es que otra guerra en toda regla entre Israel y Hezbolá resulte aún más mortífera que la actual guerra con Hamás y mucho más mortífera que el último asalto de 2006.

Nicholas Blanford, experto en Hezbolá, ha predicho en repetidas ocasiones el catastrófico resultado de una Tercera Guerra del Líbano en los últimos años, resumiéndolo de la siguiente manera: “El frente interno de Israel experimentará su mayor destrucción y pérdida de vidas desde la guerra de 1948. Líbano se convertirá en un aparcamiento”.

Aunque Israel ya ha sufrido la mayor pérdida de vidas en su frente interno con el ataque de Hamás el sábado desde su creación, podría sufrir pérdidas aún mayores en otra guerra contra Hezbolá, dado el arsenal mucho más enorme de misiles de largo alcance de ese grupo, muchos de ellos guiados con precisión. La perspectiva de paz y estabilidad parece más lejana que nunca en Oriente Próximo.
Israel está a punto de lanzar su mayor guerra terrestre en 41 años