Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Recientemente Corea del Norte compartió nuevas fotos de su buque más avanzado, una corbeta que pertenece a la clase conocida en el mundo como Amnok. Esta presentación cobra gran importancia ante el hecho de que el navío se equipa con misiles de crucero que podrían llevar ojivas nucleares.

En las imágenes de la Agencia Telegráfica Central de Corea —KCNA, por sus siglas en inglés—, está captada una corbeta de la clase Amnok realizando un lanzamiento de prueba del misil Hwasal-2 como parte de maniobras. Este tipo de misiles ha sido conocido anteriormente solo en una versión terrestre como portadora de armas nucleares.

Por consiguiente, la última demostración de Amnok revela que ahora el país dispone de una versión naval de estos misiles. Este último lanzamiento de prueba desde la corbeta Amnok tenía por objetivo probar "la función de combate del buque y la característica de su sistema de misiles", al tiempo que mejoraba la capacidad del personal para lanzar una "misión de ataque en una guerra real".

El transcurso de los ejercicios fue vigilado por el líder norcoreano Kim Jong-un que, según la agencia estatal, eligió a la corbeta por mantener "una gran movilidad y un potente poder de ataque, así como una constante disposición al combate para hacer frente a situaciones repentinas".

De hecho, la aparición de nuevo clase de misiles significa un nuevo complemento para un conjunto de armas sofisticadas del país asiático, que durante los últimos años ha adquirido más potencia con armas avanzadas, capaces de lanzar ataques tanto convencionales como nucleares. Aunque las características tanto del misil Hwasal-2 como de la corbeta Amnok permanecen estrictamente clasificadas, existen numerosas especulaciones expertas al respeto.

Por ejemplo, la organización Missile Defense Advocacy Alliance (MDAA) atribuye al misil Hwasal-2 un alcance máximo de casi 2.000 kilómetros, al menos en su versión terrestre. En febrero de este año, Pyongyang informó que llevó a cabo pruebas sobre el mar de Japón con cuatro misiles de crucero estratégicos de este tipo, destacando la gran "fuerza de combate" que tiene el país asiático ante posibles amenazas externas.

Las autoridades norcoreanas detallaron que los proyectiles hicieron un recorrido de unos 2.000 kilómetros hacia el mar de Japón hasta alcanzar su objetivo.

En lo que se refiere a las capacidades de su uso por la Flota, las fotografías del Amnok muestran ocho tubos de lanzamiento de misiles de crucero situados en su parte trasera de la superestructura y estos "claramente formaban parte del diseño y no de una modificación posterior", rasalta un artículo de The Drive. Dichos tuvos de lanzamiento están configurados para lanzamientos angulados en lugar de los más clásicos silos verticales.

Según el punto de vista del medio, las corbetas de clase Amnok serían potencialmente capaces de atacar tanto a otros buques, incluidos los de guerra de gran desplazamiento, como a objetivos en tierra a larga distancia. Mientras tanto, equipados de una variante con ojiva nuclear, las FFAA norcoreanas podrían usar los misiles Hwasal-2 contra grupos enteros de barcos de sus enemigos potenciales.

Entre otras posibles características de la corbeta se destaca un cañón de 100 mm. Esta arma corresponde para ataques a otros buques o para bombardeos costeros, mientras los objetivos de corto alcance, incluidos misiles y aviones, pueden contrarrestarse con un par de cañones rotativos de 30 mm, así como con otras dos ametralladoras rotativas de 14,5 mm.

"Para la guerra antisubmarina, hay lanzadores de cargas de profundidad asistidas por cohetes en el castillo de proa. Hay rumores de que el buque de guerra también podría estar equipado con tubos lanzatorpedos de 533 mm y un sonar montado en el casco, para una capacidad de la guerra antisubmarina más completa, pero no se ha podido confirmar", señala la publicación.

El portal militar Military Watch hace hincapié en que la falta de defensas aéreas de alcance medio en el Amnok indica que las corbetas operarán dentro del alcance de los propios sistemas de misiles tierra-aire del estado, o posiblemente con la cobertura de aviones de combate.

No obstante, esta desventaja "podría compensarse" en caso de operaciones conjuntas con buques más grandes de países vecinos, como los destructores de la clase Type 052D chinos, que podrían respaldar la flota norcoreana.

Conviene destacar la naturaleza de la inversión de Corea del Norte en el desarrollo de los buques Amnok. El hecho es que las corbetas capaces de transportar misiles de crucero de largo alcance constituyen el complemento más asequible y, lo que es más importante, eficaz, del ya establecido contrapeso asimétrico a las actuales flotas de destructores y cruceros potentes con que ya cuentan EEUU y la alianza de la OTAN.

Así, en las flotas occidentales normalmente son grandes buques y submarinos de propulsión nuclear los que asumen el rol de portadores de semejantes armas, y Corea del Norte se ha convertido en el segundo país después de Rusia en adoptar la estrategia de emplazarlos en navíos más pequeños.

A lo largo de los años, la Armada norcoreana ha prestado gran atención al desarrollo de su flota de submarinos, con un número de unidades en servicio superior al de la mayoría de los países del mundo. Si sus propias Fuerzas Armadas se refuerzan con un nuevo tipo de corbeta con capacidad nuclear, el país podrá emplear fuerzas navales mucho mayores a muy larga distancia para apoyar a una amplia gama de otras fuerzas, como baterías costeras de misiles de crucero, así como para atacar bases militares estadounidenses en Japón, profundizó el portal militar.
Corea del Norte probó su buque de guerra más avanzado capaz de portar misiles nucleares