Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Ucrania perdió 16 vehículos blindados suministrados por Estados Unidos en los últimos días, según imágenes difundidas en redes sociales y un análisis de inteligencia de fuente abierta, al tiempo que el ejército del país anunció que sus fuerzas habían capturado tres aldeas de Rusia en una ofensiva en la región oriental de Donetsk.

Los 16 vehículos de combate de infantería Bradley de EE.UU. destruidos o dañados y abandonados en los últimos días representan casi el 15% de los 109 que Washington ha entregado a Kyiv, según fuentes de inteligencia, que han estado recopilando información visual y evidencia de pérdidas de equipo militar en Ucrania desde que comenzó la invasión de Rusia el 24 de febrero de 2022.

El vehículo de combate Bradley, que se mueve sobre orugas en lugar de ruedas, puede transportar alrededor de 10 soldados y se usa para transportar personal a la batalla mientras proporciona fuego de apoyo.

Cuando se envió el primer lote de más de 60 Bradley a Ucrania a fines de enero, la teniente coronel del Ejército de EE.UU. Rebecca D'Angelo, comandante del 841° Batallón de Transporte del Ejército, dijo que los vehículos blindados serían importantes para la ofensiva de Kyiv.

“Con suerte, esto mejorará sus capacidades para proporcionar un avance en el campo de batalla y recuperar el terreno perdido, al tener equipos que igualan o superan lo que tienen los rusos”, dijo D'Angelo en un informe del ejército de EE.UU.

Pero cuando Washington anunció en enero que suministraría los Bradley a Ucrania, el analista militar de CNN James “Spider” Marks, un general retirado, dijo que los Bradley necesitarían la combinación adecuada de otras habilidades, incluido apoyo aéreo, artillería de largo alcance e inteligencia incisiva.

“Una sola pieza de equipo como los Bradley es algo maravilloso, pero debe usarse junto con todos esos otros habilitadores”, dijo en ese momento.

El apoyo aéreo es un área en la que falta el ejército de Ucrania, aunque se espera que las fuerzas de Kyiv obtengan aviones de combate multiusos F-16 de los aliados occidentales en el futuro.

Los Bradley se encuentran entre las casi 3.600 piezas de equipo militar que Ucrania ha perdido en la guerra, según el grupo Oryx. Mientras tanto, el sitio web dice que ha documentado la pérdida de más de 10.600 piezas de equipo militar ruso.

En una declaración este lunes, Moscú afirmó que había destruido varios vehículos blindados ucranianos en la región de Zaporiyia.

“Las fuerzas armadas enemigas actualmente están lanzando más y más ataques en la dirección [Zaporiyia]. Sin embargo, las tropas antitanque rusas se interponen en su camino, convirtiendo a sangre fría los vehículos blindados occidentales en montones de chatarra”, dijo el Ministerio de Defensa de Rusia.

A pesar de la pérdida de los Bradley, Ucrania informa que ha recuperado al menos tres aldeas de manos de las fuerzas rusas en los combates del fin de semana.

El avance de Ucrania hacia el sur desde la ciudad de primera línea de Velyka Novosilke en la región de Donetsk ahora se extiende entre 5 y 10 kilómetros, según la información publicada por la viceministra de Defensa, Hanna Maliar.

Este domingo en la noche, Maliar escribió en Telegram que la aldea de Makrivka había sido recapturada del control ruso, la tercera en una serie de asentamientos que se encuentran a lo largo del río Mokri Yaly que las fuerzas ucranianas declararon liberados en el transcurso del día.

Anteriormente, surgieron videos que mostraban a soldados izando la bandera ucraniana desde edificios en Neskuchne y Blahodatne.

Al informar sobre los acontecimientos, los bloggers militares rusos ofrecieron una evaluación pesimista de la situación que enfrentan las fuerzas del Kremlin en el área. El canal Rybar Telegram sugirió este domingo por la noche que la ofensiva de Ucrania parecía estar lista para continuar, y agregó que las fuerzas rusas “deberían esperar que la presión se intensifique en el futuro cercano”.

Los combates tienen lugar cerca del pueblo de Urozhaine, un poco más abajo del río, informó Rybar. En el canal de Telegram se agregó que las fuertes nubes y la lluvia también limitaban la capacidad de las fuerzas rusas para usar drones para repeler el avance ucraniano.

Un portavoz del ejército ucraniano dijo que las fuerzas rusas habían volado una presa en el río y agregó que había inundaciones en ambas orillas, pero dijo que “no afectaría nuestras acciones de contraofensiva”.

En su resumen más reciente del campo de batalla, el Ministerio de Defensa de Rusia no mencionó retiradas, pero dijo que sus fuerzas habían “destruido las concentraciones de mano de obra y equipo” de tres brigadas ucranianas que operaban en la misma área.

Más al oeste, en la vecina región de Zaporiyia, los ataques aéreos rusos y el fuego de artillería de la brigada Vostok lograron hacer retroceder tres avances ucranianos al sur de Orikhiv, dijo el Ministerio de Defensa ruso.

Mientras tanto, un portavoz del ejército ucraniano le dijo a CNN que las fuerzas de Kyiv han estado contraatacando alrededor de la ciudad oriental de Bakhmut durante una semana, pero restó relevancia a su importancia diciendo que “esta no es una gran ofensiva”.

“Son contraataques en los que aprovechamos que el enemigo está rotando, que el enemigo no ha reconocido del todo, no ha coordinado del todo sus unidades, no se ha atrincherado del todo. Aprovechamos eso y los contraatacamos”, Serhii Cherevatyi le dijo a CNN por teléfono.

Dijo que las fuerzas rusas continúan bombardeando las posiciones ucranianas, pero añadió que las fuerzas ucranianas habían avanzado hasta dos kilómetros en algunos lugares.

Cherevatyi dijo que la presencia de Rusia en Bakhmut fue mantenida por tropas aerotransportadas, con el apoyo de personal de infantería y mercenarios de varias compañías militares privadas más pequeñas.

Mientras las fuerzas rusas continúan controlando la ciudad, las fuerzas de Ucrania han concentrado sus esfuerzos en áreas al noroeste y suroeste.
Ucrania ha perdido 16 blindados M2A2 Bradley ODS-SA en los primeros días de su contraofensiva contra Rusia