Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

La guerra verbal de larga data entre el líder del grupo mercenario Wagner, Yevgeny Prigozhin, y el liderazgo político y militar ruso dio un giro cinético el viernes que podría conducir a un posible intento de golpe de Estado en Rusia.

Prigozhin, en grabaciones de audio publicadas en su canal de Telegram, amenazó con una marcha sobre Moscú después de afirmar que sus tropas fueron atacadas por las fuerzas rusas.

El Ministerio de Defensa ruso afirmó por su parte que cualquier declaración sobre su ataque a Prigozhin es "falsa y una provocación informativa" y que la guerra en Ucrania continúa a buen ritmo. 

Mientras tanto, la agencia oficial de noticias rusa RIA Novosti informó en su canal Telegram que el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que el presidente ruso, Vladimir Putin "está al tanto de la situación que se desarrolla en torno a Prigozhin, y se están tomando todas las medidas necesarias".

"Según el Comité Nacional Antiterrorista, las acusaciones difundidas por Yevgeny Prigozhin no tienen sustento", informó RIA Novosti. "En relación con estas declaraciones, el FSB de Rusia inició una causa penal por el hecho de llamar a una rebelión armada. Exigimos que las acciones ilegales se detengan de inmediato".

A raíz de lo que dijo fue un ataque mortal contra sus tropas, el jefe de Wagner, dijo que marcharía sobre Moscú.

"El consejo de mando de la Compañía Militar Privada Wagner ha tomado una decisión", dijo Prigozhin en un mensaje de audio entregado en sus canales de Telegram el viernes. "El mal que perpetúa el liderazgo militar del país debe detenerse. Desprecian la vida de los soldados... Por lo tanto, los que han matado a nuestros muchachos hoy, los que han quitado la vida a decenas de miles de soldados rusos serán castigados".

"Somos 25.000 y vamos a averiguar por qué está ocurriendo este caos en el país", dijo Prigozhin. Esa cifra "es una reserva táctica, pero la reserva estratégica es todo nuestro ejército y todo el país. Todos los que quieran, únanse. Hay que acabar con esta desgracia, pueden agregar esto".

Prigozhin pidió "que nadie se resista. Cualquiera que intente resistir lo consideraremos una amenaza y lo eliminaremos de inmediato, incluidos los puntos de control en nuestro camino, cualquier avión sobre nuestras cabezas. Les pido a todos que mantengan la calma, que no sucumban a las provocaciones, a quedarse en sus casas, de preferencia a no salir a las calles en nuestro recorrido. Terminado lo iniciado, volveremos al frente y defenderemos nuestra patria".

Prigozhin afirmó que muchas de sus tropas fueron asesinadas hoy por las fuerzas rusas. “Se lanzó un ataque con misiles contra los campamentos de Wagner”, declaró Prigozhin en uno de sus canales de Telegram. “Muchas víctimas. Según testigos presenciales, el ataque fue lanzado desde atrás, es decir, fue lanzado por los militares del Ministerio de Defensa de la Federación Rusa”.

El Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, antiguo KGB) llamó a los mercenarios del grupo Wagner a "no cometer un error irreparable" y no cumplir las órdenes de Yevgueni Prigozhin, jefe del grupo, después de que este llamara a un alzamiento armado en contra del Ministerio de Defensa de Rusia.

"Llamamos a los combatientes del Ejército privado a no cometer un error irreparable, cesar cualquier acción armada en contra del pueblo ruso, no cumplir las órdenes criminales y traidoras de Prigozhin, tomar medidas para su detención", afirmó el FSB en un comentario citado por Interfax.

Según la entidad, "las declaraciones y acciones de Prigozhin son de hecho una llamada al inicio de un conflicto civil armado en territorio de Rusia y son un golpe por la espalda a los militares rusos que combaten contra las fuerzas profascistas ucranianas".

"Toda la información difundida en las redes sociales en nombre de Yevgueni Prigozhin sobre los supuestos bombardeos de las unidades de retaguardia de Wagner no se corresponde con la realidad y es una provocación informativa", añadió.

El FSB indicó que "la dirección de investigaciones (...) incoó una causa penal legítima y fundamentada en contra de Prigozhin" por "organizar una rebelión armada", un delito que conlleva penas de entre 12 y 20 años de cárcel.
Crisis en Rusia: El jefe del Grupo Wagner le declara la guerra a la cúpula militar del Kremlin