Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

En Chile hay más de 90 volcanes activos, pero más de 40 están declarados como de erupción inminente, por lo que la empresa Ecocopter se encarga de dar apoyo con sus helicópteros a la Red Nacional de Vigilancia Volcánica (RNVV) perteneciente al Servicio Nacional de Geología y Minería (SERNAGEOMIN).

Chile está situada en el denominado Cinturón de Fuego del Pacífico y es necesario monitorear de manera constante los volcanes existentes, por ello, en la Cordillera de Los Andes se torna de manera urgente el contar con una herramienta que pueda proporcionar información oportuna para la gestión de desastres en una emergencia volcánica, de cara también a la hora de la toma de decisiones enfocadas en la seguridad y protección de la ciudadanía. 

Chile tiene más de 3.000 volcanes en una extensión de 4.300 kilómetros del suelo continental, además del territorio Antártico e insular. Es por ello por lo que, cada cierto tiempo, columnas de humo, cenizas y ruidos subterráneos se apoderan de lugares cercanos a estos macizos vivientes generando desde sus cráteres una belleza natural pero también evacuaciones masivas de personas.

Francisco Arriagada, gerente Comercial de Ecocopter, ha dicho, “Como Ecocopter brindamos una completa logística para el éxito del monitoreo de la Red de vigilancia volcánica entre la región del Maule hasta la región de los Lagos, con todos los estándares de seguridad para el traslado y evacuación, si fuera necesario, de los expertos vulcanólogos. En estas operaciones utilizamos el helicóptero AS 350 B3/H125 que es una aeronave que puede volar a gran altura, posee potencia, estabilidad y versatilidad a la hora de maniobrar en la alta cordillera”.

Esta importante red incluye el establecimiento de la vigilancia en tiempo real de 45 de los 90 volcanes chilenos considerados geológicamente activos. Es con esa misión donde los helicópteros y sus expertas tripulaciones cobran un rol clave para llegar a las altas cumbres cordilleranas con los profesionales vulcanólogos para realizar el mantenimiento de las estaciones sismológicas y el rescate de los datos que allí se encuentran almacenados.

Si bien las estaciones de monitoreo están georreferenciadas, la nieve puede cambiar por completo la fisonomía del paisaje, pero con la experiencia de los pilotos y la versatilidad de las aeronaves, se asegura el éxito de la operación.
Chile vigila más de 90 volcanes activos con helicópteros Airbus H125