Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El Kremlin da un nuevo paso hacia adelante en lo que a armamento militar se refiere. Los drones submarinos Poseidón son, después de cinco años del anuncio de Vladimir Putin, una realidad. La Armada de Rusia cuenta ya con ellos tras concluir las pruebas y en las próximas fechas será incorporado a uno de los submarinos de nueva generación de la flota, según ha confirmado este lunes la agencia TASS.

Los torpedos nucleares que, según el Ejército de Vladímir Putin, están diseñados para destruir grupos navales completos o arrasar ciudades costeras con tsunamis radiactivos después de viajar durante miles de kilómetros de forma silenciosa hasta llegar a su objetivo, serán desplegados a bordo del submarino nuclear Bélgorod.

La movilización del submarino ruso Belgorod y el riesgo de que porte el arma nuclear Poseidón hicieron saltar a finales de 2022 las alarmas en medios y redes sociales de Occidente.

El torpedo nuclear Poseidón, conocido ya como 'Arma del Juicio Final', puede dar con el objetivo "a una distancia de cientos de kilómetros" y dejar las franjas costeras completamente "inhabitables durante décadas" a causa de las olas radiactivas, según fuentes rusas.

Este torpedo tiene una potencia como para producir un tsunami de hasta 500 metros de altura, y está diseñado además para causar una contaminación radiactiva generalizada y "devastadora", similar a la de una bomba de cobalto, señala el Instituto Naval de los Estados Unidos (USNI).

Según la agencia de noticias TASS, una fuente de la industria militar rusa afirma que “se ha fabricado un primer lote de drones submarinos con capacidad nuclear Poseidón para el submarino de propulsión nuclear especial Belgorod”. Previamente se había dado a conocer que el sistema Poseidón no se incluiría en el "programa estatal de armamento" ruso hasta 2027.

Según esta fuente, los torpedos estarán "pronto" operativos en este submarino. La fuente asegura que las pruebas de los “componentes centrales de los drones submarinos Poseidón, incluida la unidad de energía nuclear, se completaron con éxito.” 

Aunque el embargo occidental ha afectado gravemente la capacidad de producción de la industria militar rusa, los expertos occidentales no subestiman la capacidad nuclear del país, que sigue siendo una potencia en la guerra submarina. Además, desafortunadamente, la falta de capacidad de fabricación industrial debido a la falta de componentes no afecta demasiado a los torpedos Poseidón, una clase de arma de la que no se necesitan muchas unidades, como es el caso de los drones aéreos baratos, tanques o cazas de combate.

Según los expertos occidentales, el Belgorod puede llevar hasta ocho torpedos Poseidón. Rusia también quiere desplegar estos torpedos en sus submarinos de la clase Khabarovsk.

Según el Instituto Naval de los Estados Unidos (USNI), tanto el Belgorod como el Poseidón obedecen a la doctrina de que Rusia no puede aceptar que EEUU tenga la superioridad estratégica gracias a sus sistemas de intercepción de misiles tierra-aire. El Poseidón, asegura Rusia, hace inútiles esos sistemas porque no puede ser interceptado y puede eliminar costas enteras con una gigantesca ola de agua radiactiva. 

Esta una excusa que no se sostiene porque EEUU no tiene suficientes sistemas de defensa aérea para eliminar ni siquiera una pequeña fracción de los misiles balísticos intercontinentales rusos, pero, obviamente, esto no ha impedido que Putin ponga en marcha un arma que no cumple con los tratados de desarme firmados entre EEUU y la Federación Rusa.

La premisa del Poseidón —técnicamente llamado 2M39 Status-6— es tan sencilla como aterradora: este torpedo subacuático es capaz de burlar cualquier defensa oceánica —como las redes de micrófonos y navíos que Estados Unidos tiene en su costa para detectar submarinos de ataque— para llegar a cualquier ciudad costera, detonar una cabeza nuclear de hasta 100 megatones de potencia y sepultar todo Nueva York, Long Island y la costa de Nueva Jersey bajo un tsunami radiactivo. 

Así lo describe la propaganda rusa, pero también lo afirman los especialistas en armamento occidentales. "Puede inundar las costas de EEUU con tsunamis radiactivos", dijo a finales de 2020 pasado Christopher A. Ford, exsecretario de Estado ejecutivo en el Centro de Seguridad Internacional y de No-Proliferación del Departamento de Estado de EEUU.

La puesta en marcha operativa del submarino y los nuevos torpedos cumple con las expectativas, confirmando las imágenes por satélite que apuntaban a la creación de una nueva base expresamente creada para el Belgorod y posiblemente otros futuros submarinos en su categoría. La inteligencia naval noruega y estadounidense afirmaron en su día que el peligro de estas máquinas es real.

En declaraciones a CNN, el vicealmirante Nils Andreas Stensønes —jefe de los servicios de Inteligencia noruegos— afirmó el año pasado que Poseidón es “parte de un nuevo tipo de armamento nuclear. Está en su fase de prueba. Pero es un sistema estratégico y está apuntando a objetivos… Tiene una influencia que va mucho más allá de la región en la que lo han probado hasta ahora”. 
Rusia fabricó las primeras ojivas nucleares para los temibles torpedos Poseidón que equiparán al "submarino del apocalipsis"
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!