Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

En una muestra tangible de la determinación de la nación para hacer frente a las amenazas a la seguridad, la Fuerza Aérea de EE. UU. presentó públicamente el 2 de diciembre de 2022 el B-21 Raider, el primer bombardero de ataque de largo alcance de nueva generación y un avión diseñado específicamente para ser la columna vertebral multifuncional de la flota de bombarderos del futuro.

Si bien no se espera que el B-21 esté operativo y puesto en servicio por varios años más, la ceremonia de presentación  formal organizada por Northrop Grumman en sus instalaciones de producción en California es un hito importante en el esfuerzo de la Fuerza Aérea por modernizar las capacidades de combate. El B-21 está diseñado para ser un avión de última generación más capaz y adaptable que reemplazará gradualmente a los antiguos bombarderos B-1 Lancer y B-2 Spirit que ahora están en servicio.

De acuerdo con los requisitos de diseño, el B-21 es un bombardero furtivo de largo alcance y alta capacidad de supervivencia capaz de lanzar una combinación de municiones convencionales y nucleares. El avión desempeñará un papel importante en el apoyo a los objetivos de seguridad nacional de Estados Unidos y sus aliados y socios en todo el mundo.

Altos funcionarios de defensa señalan que la Estrategia de Defensa Nacional y otros análisis dejan en claro la necesidad del B-21 y sus capacidades.

“El B-21 Raider es el primer bombardero estratégico en más de tres décadas”, dijo el secretario de Defensa, Lloyd J. Austin, durante la ceremonia. “Es un testimonio de las ventajas duraderas de Estados Unidos en ingenio e innovación. Y es una prueba del compromiso a largo plazo del Departamento para desarrollar capacidades avanzadas que fortalecerán la capacidad de Estados Unidos para disuadir la agresión, hoy y en el futuro”.

El B-21, dijo Austin, “es disuasión al estilo estadounidense. … Este no es solo otro avión. No es una adquisición más. … Es la encarnación de la determinación de Estados Unidos de defender la república que todos amamos. Es un testimonio de nuestra estrategia de disuasión, con las capacidades para respaldarla, en todo momento y en todas partes”.

El mundo y sus amenazas han cambiado drásticamente desde que Estados Unidos presentó su último bombardero en 1988, al igual que la forma en que la Fuerza Aérea, otros servicios militares de EE.UU. y sus aliados trabajan juntos como una fuerza conjunta de múltiples dominios. Altos funcionarios de defensa dicen que se necesitan nuevas ideas e innovación para hacer frente a las amenazas nuevas y emergentes.

“Ese espíritu innovador está detrás de nosotros en este momento”, dijo a los periodistas el Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el general CQ Brown, Jr., poco antes de que se presentara el avión.

El B-21 es el primer bombardero nuevo que se presenta desde el final de la Guerra Fría. Los funcionarios de la Fuerza Aérea prevén una flota final de al menos 100 aviones con costo unitario de adquisición promedio de 692 millones de dólares.

El avión está diseñado con cualidades de sigilo actualizadas y flexibilidad de misión que los altos líderes de la Fuerza Aérea y del Departamento de Defensa dicen que son necesarias para lograr el objetivo de EE.UU. de lograr una disuasión integrada y, si es necesario, las capacidades requeridas para responder con éxito a la agresión en cualquier lugar el mundo en cualquier momento.

El B-21 presentado el 2 de diciembre es uno de los seis acualmente en producción. Cada uno se considera un avión de prueba, pero cada uno se construye en la misma línea de producción, utilizando las mismas herramientas, procesos y técnicos que construirán el avión de producción. Este enfoque ha permitido a los ingenieros y técnicos de producción capturar las lecciones aprendidas y aplicarlas directamente a las aeronaves de producción en serie, poniendo el foco en la repetibilidad, la producibilidad y la calidad.

Si bien se desconoce la fecha precisa en que el B-21 entrará en servicio, se han tomado decisiones de donde estará basado. La Base de la Fuerza Aérea de Ellsworth en Dakota del Sur se convertirá en la primera Base de Operaciones y unidad de entrenamiento formal para el B-21. 

La Base de la Fuerza Aérea Whiteman en Missouri y la Base de la Fuerza Aérea Dyess en Texas son las ubicaciones preferidas para las bases restantes. Cada uno recibirá aviones a medida que estén disponibles.

Además de construir un bombardero con tecnología y capacidades de última generación, los oficiales de la Fuerza Aérea enfatizaron el enfoque en contener los costos y al mismo tiempo permitir la máxima flexibilidad.

Por ejemplo, el B-21 está diseñado con una arquitectura de sistemas abiertos que permitirá una rápida integración de capacidades futuras para mantenerse al día con el entorno de amenazas altamente disputado.
Un avión de otro mundo: Estados Unidos presentó el B-21 Raider, el bombardero más avanzado de la historia
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!