Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Dos bombarderos estratégicos B-1B Lancer de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos partieron de la Base Aérea de Dyess el pasado 7 de septiembre de 2022 en apoyo de una misión del Comando Sur de Estados Unidos, para vigilar los pesqueros ilegales chinos que realizan sus faenas en el extremo oriental del Pacífico, específicamente frente a la costa de Ecuador y alrededor de las Islas Galápagos. 

Esta parecería ser una misión inusual para los B-1B, que son una plataforma de ataque de largo alcance altamente poderosa y capaz, pero en realidad no es la primera vez que este tipo de bombarderos han apoyado misiones de aplicación de la ley como una forma de practicar nuevas habilidades en un entorno real.

Durante esta misión, las tripulaciones de los B-1 se integraron con las naciones amigas en el área de responsabilidad del Comando Sur, reabastecieron de combustible en el aire con el apoyo de los tanqueros de la Base Aérea MacDill y contrarrestaron las operaciones de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) en el Océano Pacífico.

"Este tipo de compromiso militar regional fortalece nuestra asociación con Ecuador y Panamá, mejora la interoperabilidad e incrementa nuestra preparación colectiva para una variedad de posibles operaciones futuras, desde el socorro en casos de desastre, hasta la asistencia humanitaria y las operaciones de seguridad. Cuando nuestras fuerzas entrenan juntas, mejoramos nuestra capacidad de trabajar juntos en tiempos de crisis", afirmó el Comando Sur de los Estados Unidos en un comunicado.

"Hay ciertas cosas que solo los aviadores del Comando de Ataque Global de la Fuerza Aérea pueden hacer, y esta es una de ellas. Con los aviadores que tenemos, podemos volar esta misión y luego dar la vuelta y regenerarnos en cuestión de horas. Quizás parezca algo fácil, pero es un trabajo duro", dijo el Coronel John C. McClung, comandante del 7º Grupo de Operaciones.

Esta misión también resalta el interés actual de la Fuerza Aérea en expandir el papel marítimo del B-1B, con especial atención a las misiones antibuque que realizaría durante futuros conflictos de grandes proporciones, especialmente en el Pacífico. Además, las Fuerzas Armadas de EE.UU. se han interesado cada vez más en encontrar formas de desafiar las actividades de China sin llegar a entrar en un conflicto, incluso en temas como la pesca ilegal en el Pacífico.

La pesca ilegal es un problema de seguridad internacional cada vez más grave, especialmente en la región del Pacífico. Las flotas pesqueras chinas son acusadas regularmente de participar en actividades de pesca ilegal que depredan de una manera agresiva los entornos naturales. 

Galápagos, uno de los puntos focales de las recientes misiones de los B-1B, ha sido un punto crítico particular para estos problemas. Las islas son Patrimonio de la Humanidad y reserva de la biosfera reconocidas por la UNESCO, y el gobierno ecuatoriano ha declarado una reserva marina de 27,000 millas cuadradas a su alrededor, un área marítima protegida que ocupa el segundo lugar en tamaño después de la que rodea la Gran Barrera de Coral en Australia.

Sin embargo, un informe de 2020 del grupo de conservación marina Oceana aseguró que las flotas de barcos pesqueros chinos habían representado prácticamente toda la pesca observada cerca de Galápagos entre julio de 2019 y agosto de 2020, y habían realizado un total de 73 000 horas de pesca en solo un mes dentro de ese período.

El Coronel Joseph Kramer, comandante de la 7º Ala de Bombarderos, felicitó a las tripulaciones por su misión y señaló la importancia estratégica de la misma. Dijo: "Estamos en competencia [con China] en nuestro propio hemisferio. Estas misiones de bombarderos demuestran nuestra capacidad para responder a las amenazas en el entorno de seguridad global complejo, dinámico y volátil de hoy en día, en cualquier momento y en cualquier lugar".

La misión principal de los B-1B de la Fuerza Aérea, con su capacidad para transportar hasta 75000 libras de todo tipo de municiones, es actuar como aviones de ataque de largo alcance. Han demostrado su valía como plataformas de apoyo aéreo cercano en operaciones de combate en Irak, Siria y Afganistán.
EEUU desplegó bombarderos B-1B a Latinoamérica para vigilar las flotas pesqueras chinas que depredan el Océano Pacífico.
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!