Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Las fuerzas ucranianas lanzaron una contraofensiva en el sur del país para recuperar la ciudad de Jersón, la cual está ocupada por tropas rusas desde el inicio de la invasión de Ucrania, anunciaron las autoridades locales este lunes 29 de agosto.

"Hoy hubo potentes ataques de artillería contra posiciones enemigas (...) en el conjunto del territorio de la región ocupada de Jersón. Es el anuncio de lo que lo esperábamos desde la primavera: el inicio del fin de la ocupación" de la zona, dijo en televisión Serguii Khlan, diputado local y consejero del gobernador regional.

El funcionario aseguró que Ucrania tiene "ventaja" en el frente sur, después de varios ataques en las últimas semanas contra puentes en la región orientados a obstaculizar la logística de las tropas rusas.

Los medios ucranianos citaron más temprano a la portavoz del comando sur del ejército ucraniano Natalia Gumeniuk quien afirmó que las fuerzas de Kiev atacan en "varias direcciones" en este frente.

Al comienzo de la invasión de Ucrania, las tropas rusas tomaron la ciudad de Jersón, una localidad de 280.000, situada al borde del río Dniéper. La región es esencial para la agricultura ucraniana, pero también es una posición estratégica, ya que es limítrofe con la península de Crimea, anexada por Rusia en 2014.

Las primeras noticias de un ataque llegaron a primera hora de la tarde con informes de que la primera línea de defensas rusas al norte de la ciudad de Kherson había sido penetrada. Una unidad ucraniana dijo que había hecho retroceder a las tropas prorrusas desde cerca de Oleksandrivka, a menos de 25 km al noreste del centro de la ciudad, después de que supuestamente los paracaidistas rusos de élite del segundo escalón, en la retaguardia, no les apoyaran y huyeran.

Un portavoz del mando del sur de Ucrania confirmó que el ejército había iniciado “acciones ofensivas en varias direcciones del sur”. El jefe adjunto del vecino distrito militar de Odessa fue más explícito. “La batalla por la ciudad de Kherson ha comenzado”, escribió.

Una fuente de la inteligencia militar ucraniana describió el avance a The Economist en términos menos excitantes. Dijo que no era más que el preludio de una operación mayor. La fuente dijo que atravesar la primera línea de defensas rusas era una buena noticia, pero le esperaba una prueba más dura: penetrar la segunda línea, que, advirtió, estaba asegurada por unidades mecanizadas más duras y móviles. 

Si Ucrania lograba hacerlo, tendría todas las posibilidades de superar una tercera línea de defensa para llegar a las orillas del río Dniéper al noreste de la ciudad. Eso supondría un verdadero problema para las 20.000-25.000 tropas rusas que se cree que están desplegadas en la orilla occidental del río, dejándoles pocos medios fiables de retirada.

Un ex alto funcionario ucraniano dijo que el objetivo inmediato de la operación no era atacar directamente a las fuerzas rusas en la ciudad de Kherson, sino debilitar las posiciones rusas alrededor de la ciudad con la esperanza de obligarlas a retirarse sin una destructiva batalla urbana. “Si sólo tomamos Kherson”, dijo, “nos bombardearán a nosotros y a la ciudad desde el otro lado del río”. El ex funcionario predijo que la ofensiva continuaría sin prisas ni excesivos riesgos.

Los generales y oficiales ucranianos habían insinuado durante meses que estaban preparando una contraofensiva para recuperar Kherson, que se convirtió en la primera gran ciudad en caer ante Rusia en marzo. Desde finales de junio, Ucrania ha estado utilizando lanzacohetes Himars suministrados por Estados Unidos para destruir o inutilizar los puentes sobre el Dniéper, interrumpiendo el suministro de municiones y otros equipos pesados a las fuerzas rusas. 

Esto ha contribuido en gran medida a socavar la capacidad de Rusia para defender sus posiciones. Pero los expertos militares se han mostrado escépticos respecto a que el ejército ucraniano disponga de los efectivos y el equipamiento necesarios para lanzar una ofensiva terrestre a gran escala. La semana pasada, algunos funcionarios ucranianos restaron importancia a la idea y sugirieron que su objetivo era el desgaste constante en lugar de un ataque rápido.

No está claro, por ahora, hasta dónde puede llegar Ucrania con estos ataques. Los funcionarios occidentales los describen como operaciones de “conformación”, una jerga militar para los ataques preliminares destinados a ablandar las defensas del enemigo antes de una ofensiva. Eso podría describir gran parte de lo que Ucrania ha estado haciendo desde finales de junio, utilizando Himars y otras armas para destruir depósitos de municiones, puestos de mando y bases aéreas rusas en todo el sur de Ucrania. Sin embargo, lo notable de los últimos ataques es que no se limitaron a atacar zonas de retaguardia, como depósitos y cuarteles generales.

La fuente militar ucraniana confirmó que era la primera vez que se utilizaban misiles Himars en una situación táctica del campo de batalla, golpeando a la infantería y otras posiciones de la línea de frente -como las de los alrededores de Oleksandrivka- en lugar de ataques a centros logísticos y de mando. 

Esto tuvo la ventaja adicional de permitir que los cohetes se dispararan desde una distancia más segura de las fuerzas rusas, dijo. También demostró que el alto mando ucraniano confiaba en recibir suministros continuos de los cohetes. El 24 de agosto, día de la independencia de Ucrania, el presidente Joe Biden prometió que Estados Unidos enviaría otros 2.980 millones de dólares en equipamiento militar, incluyendo municiones nuevas.

Los generales ucranianos parecen creer que este es el momento adecuado para atacar. Una fuente del ejército ucraniano dijo que era importante llegar a la orilla occidental del Dniéper antes de que Rusia tuviera la oportunidad de llevar refuerzos por el río. 

Los comandantes ucranianos también podrían creer que se está cerrando una ventana de oportunidad. Muchas unidades rusas están gravemente infradotadas, pero el 3er Cuerpo de Ejército del país, una nueva formación, ha estado levantando nuevos batallones de voluntarios, algunos equipados con plataformas avanzadas como vehículos blindados BMP-3 y tanques T-90M. Esto podría permitir a Rusia plantear una mayor amenaza ofensiva en las próximas semanas.
Ucrania lanza ofensiva en el sur para recuperar la ciudad de Kherson, invadida por Rusia
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!