Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Una solicitud del ejército brasileño para comprar misiles antitanque Javelin por un valor de hasta 100 millones de dólares se ha estancado en Washington durante meses debido a las preocupaciones de los legisladores estadounidenses sobre el presidente Jair Bolsonaro.

La oferta de Brasil para adquirir unos 220 Javelins se hizo originalmente cuando el expresidente Donald Trump, un aliado de Bolsonaro, estaba en la Casa Blanca. El Departamento de Estado dio su aprobación a la propuesta a fines del año pasado, a pesar de las objeciones de algunos funcionarios estadounidenses de menor rango, según informó Reuters citando a dos personas familiarizadas con el asunto.

Pero el acuerdo confidencial, del que no se informó anteriormente, se ha visto sumido en un limbo procesal en medio de las crecientes preocupaciones entre los legisladores demócratas sobre el cuestionamiento de Bolsonaro sobre la integridad de la votación antes de las elecciones del 2 de octubre en Brasil, dijeron las fuentes.

La solicitud de Brasil de los misiles de última generación fabricados en Estados Unidos, que han ganado fama por su uso efectivo por parte de las fuerzas ucranianas contra los blindados rusos, se ha retrasado por un esfuerzo liderado por los demócratas para enviar un mensaje a Bolsonaro y su ejército.

La demora subraya el impacto que la retórica de Bolsonaro ya está teniendo en el país más grande de América Latina. También da una idea de cómo Brasil podría quedar más aislado internacionalmente si Bolsonaro siguiera el ejemplo de Trump y se negara a aceptar cualquier derrota electoral ante su rival de izquierda, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva.

"La administración del presidente Joe Biden, marcada por el asalto al Capitolio de los partidarios de Trump el 6 de enero de 2021, se ha vuelto cada vez más ansiosa por los comentarios autoritarios de Bolsonaro, y ha enviado delegaciones a Brasilia para instar a la cautela", informó Reuters.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, llevó un mensaje de respeto por la democracia a Brasil en una reunión de ministros de defensa regionales que se llevó a cabo en julio. Ese encuentro se produjo tras la visita el año pasado del director de la CIA, William Burns, en la que les dijo a los ayudantes de Bolsonaro que debería dejar de socavar la confianza en el proceso electoral del país.

Bolsonaro, quien va detrás de Lula en las encuestas, los ha ignorado. En cambio, ha continuado cuestionando la credibilidad del sistema de votación electrónica de Brasil y denunció fraude en elecciones recientes sin proporcionar pruebas.

Fabricado por los gigantes de la defensa Lockheed Martin Corp y Raytheon Technologies Corp, el Javelin se ha convertido en una de las armas más conocidas del mundo debido a su éxito contra los tanques rusos en la guerra en Ucrania.

Brasil no se enfrenta a amenazas similares, lo que lleva a preguntarse por qué necesitaría tal potencia de fuego, dijeron las fuentes. El ejército de Brasil se centra principalmente en asegurar sus fronteras, entre las más extensas del mundo, y en misiones internacionales de mantenimiento de la paz.

“Brasil no los necesita”, dijo un antiguo asesor del Congreso que trabajó en cuestiones de armamento.

Otra fuente dijo que el apoyo del Departamento de Estado a la venta mostraba que quería satisfacer la lista de deseos de armas de Brasil para ayudar a nutrir las relaciones con uno de los aliados militares más importantes de Washington en la región.

“Hay quienes dentro del Departamento de Estado han expresado reservas sobre esta venta dadas las acciones y la retórica de Bolsonaro y ciertas acciones pasadas de los servicios militares y de seguridad de Brasil”, dijo una fuente del gobierno de EE. UU. "Estas preocupaciones no son compartidas por los funcionarios del Departamento de Defensa ni por los líderes estatales".

A pesar de las tensiones entre Biden y Bolsonaro, Washington se ha mantenido abierto a vender armas a Brasilia.

“La opinión es que Brasil tiene derecho a adquirir equipos militares como mejor le parezca y de acuerdo con nuestras leyes”, dijo un alto funcionario de la administración de Biden.

Incluso si la venta pasa a la siguiente fase, una revisión completa del Congreso, aún enfrentaría obstáculos formidables.

El senador demócrata Tim Kaine, quien preside el subcomité del Hemisferio Occidental, dijo que le gustaría examinar de cerca cualquier venta. Vender armas a Brasil, dijo a Reuters, "no es algo que sienta inmediatamente que debemos hacer".

La demanda de misiles Javelin se ha disparado desde el comienzo de la guerra de Ucrania. Entonces, incluso si se aprueba el acuerdo, Brasil podría tardar años en recibir los misiles debido a una acumulación de pedidos, con prioridad para otros socios estadounidenses.

Si se niega la solicitud, las fuentes dijeron que Brasil tiene otras opciones, principalmente el HJ-12, la versión más barata del Javelin fabricada en China.
EEUU paraliza la venta de misiles Javelin a Brasil por preocupaciones por reelección de Bolsonaro.
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!