Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

El Reino Unido se está preparando para aumentar el tamaño de su arsenal de armas nucleares hasta en un 40 por ciento por primera vez desde la Guerra Fría. Así lo aseguró el diario británico The Guardian quien afirmó que se espera que la medida se anuncie formalmente en la próxima revisión de defensa del Reino Unido.

Citando fuentes no identificadas dentro del gobierno, así como una copia filtrada del informe, el periódico The Guardian ha afirmado que el Reino Unido planea aumentar potencialmente el número de ojivas disponibles para sus misiles balísticos lanzados desde submarinos (SLBM) UGM-133 Trident II hasta las 260 ojivas. 

Este es un cambio de actitud significativo, ya que, en diciembre pasado, el gobierno todavía esbozaba el objetivo de reducir el total de ojivas de 225 a "no más de 180 ojivas" para mediados de la década de 2020. Al mismo tiempo, el número de ojivas operativamente disponibles se reduciría a 120.

No está claro exactamente por qué el Reino Unido ahora está buscando expandir su arsenal nuclear que, después de alcanzar un máximo de alrededor de 500 ojivas a fines de la década de 1970, ha disminuido constantemente desde el final de la Guerra Fría.

"Si se confirma este aumento, sería una medida muy provocativa", dijo a The Guardian David Cullen, director del Servicio de Información Nuclear. "El Reino Unido ha señalado repetidamente la reducción de las reservas de ojivas como prueba de que está cumpliendo con sus obligaciones legales en virtud del tratado de no proliferación nuclear".

Se estima que cada ojiva tiene un poder explosivo de 100 kilotones, en comparación la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima al final de la Segunda Guerra Mundial fue de unos 15 kilotones.

Las razones completas de la decisión aún no están claras, pero se produce en medio de especulaciones que aseguran que está dirigida a persuadir al parlamento para que cofinancie, junto a los Estados Unidos, ojivas de nueva generación que entrarían en servicio para la década de 2030.

Gran Bretaña ha operado sus propias armas nucleares desde la década de 1950, pero durante los últimos 60 años, tras un acuerdo entre el entonces primer ministro, Harold Macmillan, y el entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, el Reino Unido ha dependido en gran medida de la tecnología estadounidense.

Los misiles Trident se despliegan en cuatro submarinos clase Vanguard, uno de los cuales está continuamente en el mar para asegurarse de que pueda contraatacar en caso de un ataque nuclear no provocado. Dichos misiles están armados con ojivas estadounidenses W76, basada en un diseño de la década de 1970, llamada Holbrook.

Sin embargo, el W76 está envejeciendo y Estados Unidos ha propuesto desarrollar un reemplazo más poderoso, llamado W93. El Reino Unido está particularmente interesado en que Estados Unidos comience a trabajar en el W93 y el verano pasado, el secretario de Defensa, Ben Wallace, presionó al congreso para que el proyecto siguiera adelante. 

Los parlamentarios británicos votaron para renovar los Trident en principio en 2016, pero se espera que el parlamento tengan que votar nuevamente sobre una nueva ojiva.

Los misiles Trident actualmente arman los cuatro submarinos de misiles balísticos de propulsión nuclear (SSBN)  de la Royal Navy del Reino Unido que entraron en servicio en la década de 1990 y deben ser reemplazados por un número similar de nuevos submarinos de clase Dreadnought a principios de la década de 2030 a un costo total estimado de alrededor de 43 mil millones de dólares
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!