Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Al menos 33 militares de las Fuerzas Armadas de Turquía murieron en la noche del jueves en un ataque de las fuerzas del Gobierno sirio o de sus aliados rusos, según ha informado Rahmi Dogan, el gobernador de la provincia de Hatay. 

Los hechos se produjeron en la provincia siria de Idlib, en el noroeste de Siria, donde el Ejército turco lucha en apoyo de las fuerzas rebeldes islamistas opuestas al régimen de Bachar el Asad. 

Idlib es el último reducto de insurgentes armados fuera del alcance del Ejército sirio, al margen de la franja nororiental, controlada por milicias kurdas.

Por su parte, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, ha presidido una reunión de seguridad de emergencia sobre la situación en Idlib.

A su vez, el jefe del departamento de comunicaciones de la Presidencia turca, Fahrettin Altun, declaró que "las muertes de nuestros heroicos soldados no se quedarán sin venganza, nuestras actividades sobre el terreno en Siria continuarán hasta que se rompan las manos que intentan alcanzar nuestra bandera".
"Se ha tomado la decisión de dar una respuesta simétrica a las acciones de un régimen ilegítimo que ha dirigido armas contra nuestros militares. Nuestras fuerzas siguen disparando contra todas las posiciones de las fuerzas del régimen", agregó Altun.

Además, agregó: "es imposible ser un espectador mientras lo que ocurrió en el pasado en Ruanda y Bosnia Herzegovina tiene lugar en Idlib".

El alto funcionario pidió a la comunidad internacional y, en especial, a los participantes del modelo de Astaná, que cumplan con sus responsabilidades.

"Se ha decidido responder al régimen ilegítimo -de Siria- de la misma manera que se apunta contra nuestros soldados. Con nuestros elementos de apoyo de fuego desde aire y tierra, se ha disparado contra todos los objetivos conocidos del régimen. Pedimos a la comunidad internacional, especialmente a las partes a la plataforma de Astaná, que cumpla con su responsabilidad", señaló.

La tensión en la zona desmilitarizada de Idlib, creada en 2018 por un acuerdo entre los presidentes de Rusia y Turquía, aumentó a principios de febrero debido al intercambio de ataques entre los militares turcos y sirios, en medio de la ofensiva del Gobierno sirio para recuperar el control de esa provincia, el último bastión de grupos terroristas y rebeldes.

Ankara exige la retirada de las tropas sirias de Idlib, amenazando con lanzar una operación militar en la zona, mientras Damasco sostiene que la presencia turca en la región vulnera su soberanía.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Bottom Ad [Post Page]