El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha restringido la entrega de 100 aviones de combate F-35 a Turquía, lo que agrava la tensión entre los dos aliados de la OTAN por la continua detención de Ankara del pastor estadounidense Andrew Brunson.

Trump firmó el lunes una ley de autorización de defensa que prohíbe la entrega de aviones F-35 Joint Strike Fighter a Turquía si compra el sistema de defensa aérea S-400 de Rusia.

La ley exige una revisión de las relaciones entre EE.UU. y Turquía, incluido el uso de la base aérea Incirlik por parte del ejército de EE. UU. Y una evaluación de riesgos asociada a la entrega de los aviones de combate furtivos.

Turquía ha sido socio en el consorcio internacional que financió el F-35 desde 2002, y planea comprar 100 de los aviones de combate furtivos de los EE. UU. en un reporte de $ 1.2 mil millones.


Los lazos entre EE. UU. y Turquía ya estaban cargados por el apoyo de Washington a las fuerzas kurdas sirias, pero se han tensado aún más por el juicio al pastor estadounidense Andrew Brunson por cargos relacionados con el terrorismo, relacionados con un fallido intento de golpe en el país hace dos años.

Andrew Brunson ha estado detenido en Turquía desde octubre de 2016 y podría enfrentar una pena de cárcel de 35 años si es declarado culpable. Trump describió su detención como una “desgracia total” e instó a Ankara a que lo libere de inmediato.

El almirante retirado James Stavridis, un antiguo comandante supremo de la OTAN, urgió a Washington y a Ankara a hacer todo lo que puedan para mejorar sus relaciones.

"Perder a Turquía sería un error geopolítico de proporciones épicas", dijo Stavridis este lunes a MSNBC, aunque estimó que Ankara "tiene que dar el primer paso en este momento".

John Bolton, asesor nacional de seguridad de Trump, se reunió el lunes con el embajador de Ankara en Washington, Serdar Kilic, para discutir "la continuidad de la detención del pastor Andrew Brunson y el estado de las relaciones" entre ambos países, informó la Casa Blanca.

El diálogo de Turquía con Rusia ha llevado a cuestionar la confiabilidad de Ankara como miembro de la OTAN, e incluso a plantear si debería permanecer en la alianza.

Base aérea clave

Los expertos centran su atención en Incirlik, una base aérea turca, a apenas 110 km de la frontera con Siria. La base ha sido durante décadas frecuente ficha en los altos y bajos de las relaciones entre Washington y Ankara.

La ubicación de Incirlik con respecto a Medio Oriente es un activo estratégico de gran valor para la OTAN y Estados Unidos, que hasta hace poco partía desde allí para sus ataques contra el grupo Estado Islámico en Siria e Irak. Además, la base alberga unas 50 bombas nucleares estadounidenses.

Turquía también se beneficia, ya que los militares estadounidense le proporcionan inteligencia y drones de reconocimiento en la zona fronteriza que ayudan a Ankara a vigilar al ilegal PKK.

Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!

Acerca de WebInfomil

Webinfomil.com - Revista digital especializada en noticias de actualidad, orden público, aviación y la industria de seguridad y defensa. ¡10 años informando!
«
Entrada más reciente
»
Entrada antigua