Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Los cultivos de hoja de coca en Colombia cerraron en 2023 con 246.000 hectáreas, una cifra récord que representó un aumento respecto a lo detectado en diciembre del año anterior, cuando también se llegó al registro más alto hasta entonces.

En paralelo, las autoridades del país han decidido reducir a la mitad la meta de erradicación de cultivos de hoja de coca, materia prima de la cocaína, para 2024. Según reportes de la Oficina de Drogas de la ONU (UNDOC, por sus siglas en inglés), el país es el mayor productor del mundo de cocaína.

El gobierno colombiano informó el jueves que hubo un pico aún más alto que el de diciembre en abril de 2023. Se llegaron a 259.000 hectáreas —la cifra más alta de la que se tenga registro—, pero luego descendió a las 246.000 de fin de año, según un informe técnico que realizó la policía con imágenes de alta resolución en tres momentos del año. El año anterior, en diciembre de 2022, Colombia tenía 230.588 hectáreas de cultivo de hoja de coca.

El registro del gobierno es independiente del que hace cada año la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, cuyo último informe disponible indica que en 2022 el área sembrada con coca fue de 230.000 hectáreas, lo que ya fue también una cifra récord.

Al presentar las cifras el ministro de Defensa, Iván Velásquez, dijo a la prensa que la medición que hizo la policía es “confiable” y que al ser periódica permite ver que en 2023 las autoridades lograron un descenso del área cultivada con hoja de coca, materia prima de la cocaína, en referencia solamente al descenso entre abril y diciembre de 2023.

El presidente Gustavo Petro, el primero de tendencia izquierdista en llegar al poder en el país, transformó la política antinarcóticos y se alejó del enfoque prohibicionista por una estrategia que busca dar oxígeno a las comunidades rurales afectadas y asfixiar a los eslabones más fuertes de la cadena del narcotráfico.

Velásquez defendió la política de drogas gubernamental y sostuvo que ha estado dirigida a incrementar la incautación de cocaína. En los dos primeros meses de este año, explicó, se han decomisado 130 toneladas, lo que representa un incremento de 33% sobre los resultados obtenidos en el mismo periodo de 2023.

El funcionario indicó que no cambiarán la directriz de no emprender acciones contra los cultivadores pequeños, a los que consideró el eslabón más débil del negocio ilícito. El gobierno colombiano fijó la meta de erradicación forzosa de las plantas de coca 10.000 hectáreas para 2024, una disminución dado que el año anterior fue de 20.000 hectáreas.

El ministro de Defensa explicó que en la definición de la meta de erradicación tuvieron en cuenta decisiones judiciales que han protegido a comunidades que siembran coca, lo que impide la erradicación forzada en algunos de sus territorios.
Colombia, potencia mundial de la coca: Gobierno Petro reportó récord de cultivos ilícitos mientras anunció reducción de erradicación