Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

China está avanzando en la construcción de su cuarto portaaviones, según ha confirmado un almirante de la Armada y supervisor político, destacando que los progresos técnicos han sido fluidos. Esta revelación sobre el oscuro programa de desarrollo naval chino se produjo durante las reuniones legislativas anuales en Pekín, en las que los representantes del Ejército Popular de Liberación (EPL) raramente hacen apariciones públicas.

Cuando se le preguntó si el nuevo portaaviones chino sería de propulsión nuclear, el comisario político de la Armada del EPL, Yuan Huazhi, respondió que "pronto se anunciará", según una entrevista en vídeo publicada por el Hong Kong Commercial Daily en la red social Weibo.

El almirante también afirmó no haber oído hablar de ningún "cuello de botella técnico" en relación con el portaaviones, lo que sugiere que su progreso va por buen camino.

Estos comentarios de Yuan, realizados al margen de la apertura de la Asamblea Popular Nacional (APN) de este año, representan la primera confirmación oficial de los esfuerzos de Pekín para construir un cuarto portaaviones, conocido comúnmente como Tipo 004.

Aunque ilustraciones del buque de guerra han circulado por internet desde hace tiempo, se cree que proceden del astillero Jiangnan de Shanghai, donde se presume que se está construyendo el portaaviones.

Con el Fujian, su tercer portaaviones y el más avanzado hasta la fecha, China logró un gran avance al equiparlo con catapultas electromagnéticas y dispositivos de detención que permiten lanzar aviones de guerra con mayor frecuencia. El Fujian, que aún no ha realizado pruebas de mar, fue botado en junio de 2022.

Ha habido un amplio debate sobre si el último buque de guerra chino podría dar un paso más para convertirse en un buque de propulsión nuclear, lo que le permitiría generar suficiente potencia para despegar con catapulta y ofrecer una mayor autonomía con una velocidad superior.

Fuentes del Ejército Popular de Liberación declararon al Post ese mismo año que la tecnología de los reactores nucleares navales de China no era entonces lo suficientemente avanzadas para soportar portaaviones nucleares.

Actualmente, solo las armadas estadounidense y francesa cuentan con portaaviones nucleares: los estadounidenses de clase Nimitz y Gerald R. Ford, y el buque insignia francés Charles de Gaulle.

China busca ampliar su flota de portaaviones con el objetivo de desarrollar una marina moderna de “aguas azules” en la próxima década.

También se cree que los portaaviones son cruciales para las operaciones a lo largo del estrecho de Taiwán, donde las operaciones de libertad de navegación de Estados Unidos y sus aliados han provocado protestas por parte de Pekín.

Pekín considera a Taiwán una parte de China, que debe reunificarse por la fuerza si es necesario. La mayoría de los países, incluido Estados Unidos, no reconocen a la isla autogobernada como Estado independiente, pero Washington se opone a cualquier intento de tomarla por la fuerza y se ha comprometido a suministrarle armas.

China también está desarrollando cazas furtivos de nueva generación para aumentar su capacidad bélica global, en línea con su objetivo de desarrollar una potencia militar de “clase mundial” para 2049.

Yuan afirmó que China tiene capacidad para dar una “respuesta global” a la flota de portaaviones estadounidense en el Pacífico occidental. Tres portaaviones estadounidenses operan ya en la región, y se dice que otros dos están en camino.

Cuando se le pidió que comparara el desarrollo de portaaviones chino con el estadounidense, afirmó que los avances chinos en este campo no pretendían competir con Estados Unidos. “Estamos construyendo portaaviones para proteger nuestra soberanía nacional y nuestra integridad territorial”, declaró.

El último presupuesto militar chino, anunciado el martes, incrementó la financiación de las fuerzas armadas en un 7,2%, el mismo porcentaje que el año pasado, con el objetivo de aumentar la preparación para el combate, así como la investigación y el desarrollo en materia de defensa.
China confirmó la construcción de su cuarto portaaviones