Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Estados Unidos tiene previsto enviar a Ucrania una nueva bomba de precisión de largo alcance, la Ground-Launched Small Diameter Bomb, que se espera que llegue al campo de batalla tan pronto como este miércoles, según dos funcionarios estadounidenses y dos fuentes adicionales con conocimiento de las conversaciones citadas por el medio Politico.

Ucrania recibirá su primer lote de bombas de pequeño diámetro lanzadas desde tierra, un avanzado armamento de largo alcance fabricado por Boeing que ni siquiera está en el inventario de Estados Unidos, según las cuatro fuentes, todas las cuales solicitaron el anonimato para discutir estos asuntos antes de un anuncio oficial.

Esta nueva bomba, capaz de viajar aproximadamente 90 millas, se espera que brinde "una capacidad significativa para Ucrania", según uno de los funcionarios estadounidenses.

"Les proporciona una capacidad de ataque más profundo que no tenían, complementa su arsenal de fuego de largo alcance", explicó el funcionario estadounidense. "Es simplemente una herramienta adicional que les permitirá ampliar sus capacidades".

Un portavoz del Ejército no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. El portavoz del Pentágono, el general de división Pat Ryder, declinó hacer comentarios sobre la fecha debido a razones de seguridad operativa.

La bomba, desarrollada conjuntamente por Boeing y Saab, consta de una bomba de 250 libras guiada con precisión unida a un motor de cohete y lanzada desde varios lanzadores terrestres. Aunque el ejército de EE. UU. tiene una versión similar de la bomba lanzada desde el aire, aún no existe una versión lanzada desde tierra en su inventario.

La ampliación del alcance proporcionará a Kyiv una nueva capacidad en su arsenal en un momento en que el enfrentamiento en el frente está en un punto muerto y Ucrania busca nuevas formas de atacar a las fuerzas rusas e infraestructuras detrás de las líneas del frente.

Estas bombas se sumarán a otros armamentos de largo alcance proporcionados a Ucrania en el último año, permitiendo a sus tropas atacar zonas logísticas rusas y sitios navales en Crimea. Aunque estas nuevas bombas no tienen el alcance del Storm Shadow británico o del Sistema de Misiles Tácticos (ATACMS) del Ejército de EE. UU., llegan en un momento en que los suministros de artillería y municiones de Ucrania se están agotando.

El financiamiento adicional para Ucrania forma parte del suplemento de emergencia de $111 mil millones que ha estado estancado en el Capitolio. A pesar de que EE. UU. no tiene nuevo dinero para autorizar transferencias de armas desde existencias existentes, el país firmó un contrato con Boeing el año pasado para proporcionar la bomba a Kyiv.

Ucrania será el primer país en usar la bomba en combate, convirtiéndose en un caso de prueba crítico para otros países que han estado adquiriendo municiones de largo alcance desde la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022.

El Pentágono anunció en febrero pasado que la administración Biden estaba proporcionando la nueva bomba a Ucrania. Sin embargo, antes de enviar la nueva versión, el ejército de EE. UU. necesitaba probar el arma, lo que llevó muchos meses.

El Ejército supervisó las pruebas de la nueva bomba guiada con precisión antes de dar su aprobación para enviar el arma a Ucrania, según una fuente de la industria.

Aunque la versión lanzada desde el aire fue creada en 2019, y a pesar de pruebas exitosas, Boeing y Saab no realizaron ninguna venta hasta que Estados Unidos decidió donarla a Ucrania como parte de un paquete de ayuda.
EEUU entregó a Ucrania el novedoso armamento GLSDB de largo alcance fabricado po Boeing y Saab