Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El gobierno de Joe Biden ha aprobado la venta de cazas F-16 a Turquía tras la ratificación esta semana por parte del gobierno turco del ingreso de Suecia en la OTAN. La medida supone un avance significativo en la expansión de la alianza, que ha adquirido una importancia adicional desde la invasión rusa a Ucrania.

El Departamento de Estado notificó el viernes al Congreso su aprobación de la venta de F-16 a Turquía por valor de 23.000 millones de dólares, junto con una venta complementaria de avanzados cazas F-35 a Grecia por valor de 8.600 millones de dólares. 

La medida se adoptó pocas horas después de que Turquía depositara su “instrumento de ratificación” de la adhesión de Suecia a la OTAN en Washington, que es el depositario de los documentos de la alianza, y después de que varios miembros clave del Congreso retiraran sus objeciones.

"La venta apoyará los objetivos de política exterior y seguridad nacional de los Estados Unidos al mejorar las capacidades aéreas de un aliado de la OTAN y (...) no alterará el equilibrio militar básico en la región", afirmaron desde el Departamento de Estado en el comunicado donde se anunciaba la viabilidad de la transacción.

Desde Turquía llevaban meses insistiendo al secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, que ayudara a desbloquear la venta de estas aeronaves militares, que se encontraba paralizada en el Congreso estadounidense.

De hecho, aunque éste aún podría oponerse, todo apunta a que no lo hará después de revisar los documentos firmados por el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, para culminar la transacción.

La venta a Turquía incluye 40 nuevos F-16 y equipos para modernizar 79 de su flota actual de F-16. La venta a Grecia incluye 40 cazas F-35 Lightning II Joint Strike Fighter y el equipamiento correspondiente.

En el comunicado del Departamento de Estado de EE.UU. se detalló que la empresa contratista será Lockheed Martin y que la venta permitirá a Turquía "ampliar y modernizar su flota" con "polivalentes" aviones de combate que asegurarán la defensa de su espacio aéreo y la "interoperabilidad" de EE.UU. con sus socios de la OTAN.

Desde Washington añadieron que la ejecución de esta transacción no tendrá "ningún impacto adverso" en el sistema de defensa del país norteamericano.

Erdogan había recalcado en los últimos meses que los procesos de ratificación del acceso de Suecia a la OTAN y de la venta de los F-16 debía avanzar de forma simultánea, dejando claro que también para él, ambos asuntos estaban ligados.

"Espero que si ellos se mantienen fieles a su palabra, nuestro Parlamento también se mantendrá fiel a la suya", llegó a decir el presidente turco, alertando de que su Gobierno actuaría en función de lo que hicieran los congresistas estadounidenses.

Tanto Suecia como Finlandia solicitaron ingresar en la OTAN tras la invasión rusa a Ucrania en febrero de 2022, pero mientas esta última accedía en abril, la petición de la primera chocó contra la constante negativa de Hungría y Turquía.

Finalmente, el Parlamento turco votó el martes a favor del ingreso de Suecia en la OTAN y Erdogan promulgó la ley el jueves.

Un proceso que se retrasó tanto que perjudicó la venta de cuarenta aviones F-35 Joint Strike Fighter a Grecia -rival estratégico de Turquía- que también vio cómo la venta de estos cazabombarderos ya apalabrados se desbloqueaba este viernes por unos 8.600 millones de dólares.

Turquía, integrante de la OTAN, lleva tiempo queriendo modernizar su flota de F-16 y había condicionado su ratificación de la adhesión de Suecia a la aprobación de la venta de los nuevos aviones. El gobierno de Biden había apoyado la venta, pero varios legisladores habían expresado objeciones por motivos de derechos humanos. Esas objeciones ya han sido superadas, según funcionarios.

El senador Ben Cardin declaró el viernes que seguía preocupado por el historial de Turquía en materia de derechos humanos, pero que había aceptado la venta basándose en los compromisos adquiridos por Turquía para mejorar.
EEUU aprobó la venta de 40 cazas F-16 y kits de modernización a Turquía por 23.000 millones de dólares