Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Luego de arribar exitosamente al Continente Blanco, tras una navegación de más de 6,000 millas náuticas desde Cartagena a bordo del buque ARC "Simón Bolívar", continúa el desarrollo de la Décima Expedición Antártica de Colombia a través del cumplimiento de las actividades científicas planeadas y ejecutadas por investigadores que representan diversas instituciones de orden nacional e internacional, entre las que se destacan la Dirección General Marítima (Dimar), Ecopetrol, Invemar, Universidad Jorge Tadeo Lozano, Fundación Malpelo, Universidad Técnica de Estambul, Universidad Central de Ecuador, Universidad de Cornell, entre otros.

Está misión liderada por la Armada de Colombia (ARC), la Dimar y la Comisión Colombiana del Océano (CCO) acompañada por la academia, tiene como propósito, entre otros, dar continuidad a la investigación científica marina que desde 2014 se realiza en el Continente Blanco por parte de Colombia.

Como jefe de crucero de esta expedición se encuentra el Capitán de Navío Alexis Grattz Bonilla, quien dentro de su rol se encarga de presentar las necesidades de los investigadores ante el comandante del buque ARC “Simón Bolívar” y de poner a su disposición los equipos, materiales y características del terreno antártico para con ello garantizar el desarrollo de dichos proyectos.

El oficial indicó que una vez arribaron a suelo antártico iniciaron la recolección de datos en las líneas investigativas de oceanografía, física, química, biología y microbiología. “Desde que llegamos se realizó la toma de muestras de agua y de datos con los sensores y la roseta oceanográfica dentro de la columna de agua a diferentes profundidades. Con ello los investigadores posteriormente podrán sacar sus conclusiones dentro de sus respectivos proyectos”, expresó.

Cabe mencionar que en desarrollo de la Décima Expedición Antártica de Colombia se realizarán a bordo del ARC “Simón Bolívar”, 12 proyectos de investigación liderados en total por 18 investigadores y de los cuales 9 son adelantados por equipos colombianos y 3 más por dos equipos extranjeros, uno de Ecuador y el otro de Turquía.

Aparte de la obtención de los datos en mención, otro de los objetivos propuestos corresponde al intercambio científico con las diferentes bases de los países que tienen esa capacidad instalada en el territorio antártico.

“En estos días visitamos el Instituto de Investigaciones Oceanográficas de Ecuador y el Instituto de Asuntos Antárticos de Chile y así continuaremos con las demás para obtener la mayor cantidad de conocimiento”, precisó.

La investigación científica marina en la Antártica es fundamental para tratar de comprender la interacción que existe entre las masas de agua polares y el sistema climático global. Así lo explica el Capitán de Navío, Alexis Grattz Bonilla:

“En este continente se controlan las circulaciones atmosféricas y la regulación climática del mundo; es decir, la Antártica sirve como una especie de refrigerador para todo el planeta debido a que en este lugar se condensa cerca del 90 % del hielo que existe en toda la Tierra. Igualmente, en sus mares circundantes se absorbe cerca del 35% del exceso de carbono que produce el hombre, con lo cual se trata de compensar el exceso de este elemento causante del calentamiento global”.

Así mismo, explicó que de manera continua existe una corriente de agua helada muy rica en nutrientes que parte desde el Polo Sur y sube por toda la costa occidental de Sudamérica, recorriendo Chile, Perú, Ecuador y Colombia llegando casi hasta Centroamérica. Este fenómeno, conocido como la corriente de Humboldt, tiene una influencia significativa tanto en Chile como en Perú, con una menor incidencia directa sobre Ecuador y Colombia, aunque no despreciable debido a que aparte de colaborar al enfriamiento de las masas de agua, es una vía de transporte de nutrientes para las especies de pesca que se aprovechan en todas las costas de los países suramericanos.

En este sentido, el oficial afirmó que, si se produce una alteración en esta circulación, definitivamente, habrá un cambio en el clima a nivel global, lo que puede afectar el territorio de nuestro país. “Si hay un mayor calentamiento global en todo el planeta Tierra y, especialmente, en la Antártica, lógicamente se va a producir un deshielo, lo que va a generar mayor cantidad de agua líquida. Esto incrementará el nivel medio del agua de los océanos, desencadenando emergencias en las poblaciones costeras e inundaciones sobre aquellas localidades que se encuentran en la margen de toda la costa de los países suramericanos”.

Esta expedición continuará desarrollándose en el Continente Blanco, donde además se visitará en los próximos días la base Gabriel González Videla de Chile y la base Palmer de Estados Unidos.
Así avanzan los proyectos de investigación científica en la Décima Expedición Antártica de Colombia