Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El Presidente Javier Milei y el ministro de Defensa, Luis Petri, acordaron avanzar en la adquisición de 24 aviones F-16 de fabricación norteamericana que hoy están en Dinamarca

En línea con el nuevo perfil que tomó el gobierno de Javier Milei en su política exterior, el Ministerio de Defensa definió en los últimos días que la Argentina avanzará con la compra de 24 aviones supersónicos F-16 de fabricación de Estados Unidos que hoy están en manos de Dinamarca.

La decisión política se tomó al más alto nivel entre el Presidente y el ministro de Defensa, Luis Petri, según pudieron consignar a El Cronista fuentes calificadas de la Casa Rosada.

De esta manera, la Argentina deja atrás la pulseada que hubo en los últimos años entre Estados Unidos, China y la India por la venta de estos aviones supersónicos para la Fuerza Aérea.

También la concreción de esta compra define una nueva estrategia geopolítica del país alineada a Washington y abandona así a Beijing en una situación incómoda para la administración de Xi Jinping que apostó hasta el final del gobierno de Alberto Fernández por cerrar ese acuerdo de alto valor militar a cambio del respaldo financiero por medio de la extensión de Swaps para el BCRA.

"La decisión del Presidente es clara: vamos a mantener un alineamiento diplomático con Israel y Estados Unidos por lo que la compra de los aviones supersónicos de fabricación estadounidense es coherente con esa línea", explicaron en el Gobierno sobre la decisión de avanzar en un contrato por la adquisición de 24 aviones F-16 de Estados Unidos y Dinamarca que fueron desarrollados por la compañía General Dynamics en los años 1970 y actualmente los fabrica la empresa Lockheed.

Si bien aún no se firmó el contrato y los detalles de este se empezarán a acordar en los próximos días con Estados Unidos y Dinamarca, la decisión ya tomada del Gobierno es cerrar la compra con un financiamiento a largo plazo ya que las arcas del Estado hoy semivacías para comprar de una sola vez las aeronaves.

La idea de cerrar el acuerdo con Estados Unidos y Dinamarca se había evaluado en octubre del año pasado bajo la conducción de Jorge Taiana en Defensa. En ese entonces una delegación de la Fuerza Aérea de Dinamarca llegó a la Argentina para mantener reuniones con militares de las Fuerzas Armadas bajo la idea de ampliar detalles técnicos de los aviones supersónicos F-16 de los militares dinamarqueses que Estados Unidos quieren vender a la Argentina.

Según confirmaron a El Cronista fuentes castrenses y de la Casa Rosada, la delegación militar de Dinamarca se había reunido con una comitiva reducida de la Fuerza Aérea y con el jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina y ahora jefe del Estado Mayor Conjunto, brigadier general Xavier Julián Isaac. Este fue una pieza clave también en la definición de Milei y Petri para cerrar el acuerdo por los F-16 con Estados Unidos.

El único escollo técnico para la adquisición de los aviones F-16 de Estados Unidos era que tienen componentes del Reino Unido y actualmente hay un veto que impone Gran Bretaña para la venta a la Argentina de equipamiento militar con repuestos ingleses desde la guerra de Malvinas.

No obstante, el obstáculo del veto británico ya fue resuelto porque las aeronaves se venderían sin esos repuestos, sino que serán de fabricación completamente estadounidense. Se estima que parte del lote que se busca comprar se realizará con el aporte del Fondo Nacional para la Defensa (Fondef). El costo por cada avión se mantiene bajo llaves y aún no fue revelado.

No se descarta que haya un apoyo técnico de la estatal Fadea para el desarrollo y mantenimiento de los aviones.

Las aeronaves supersónicas que quiere adquirir la Argentina constan de un equipamiento táctico polivalente, supersónico y monomotor. Es mucho más pequeño y ligero que sus predecesores, pero emplea aviónica y aerodinámica avanzadas.

Según técnicos de la Fuerza Aérea, los F-16 pueden desarrollar maniobras a 9G y puede alcanzar una velocidad máxima por encima de Mach 2. El F-16 está equipado con un cañón automático M61 Vulcan y se distingue por tener cuatro respiraderos detrás del orificio para el cañón M61.

En la oferta que había llegado a la Argentina para la venta de este tipo de aeronaves además de Estados Unidos estaba China y la India. La empresa estatal de India, Hindustan Aeronautics, que fabrica los aviones supersónicos HAL Tejas se había reunido en tres oportunidades con Taiana para avanzar en la eventual venta de 18 aviones tipo caza de cuarta generación. Pero esto nunca se concretó.

Tampoco se avanzó en las tratativas con una comitiva de China para evaluar la compra autorizada del caza chino-paquistaní JF-17 Thunder Block III por un presupuesto de US$664 millones asignado para este año. Al igual que en el caso de los aviones de India, la administración de Xi Jinping quedó relegada por Estados Unidos.
Argentina comprará a Estados Unidos los aviones de combate  y deja afuera a China