Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

La Operación Prosperity Guardian ("Guardián de la Prosperidad") parece encontrarse un paso más cerca de convertirse en una realidad; su impulsor, el Departamento de Defensa de Estados Unidos, ha afirmado que más de 20 países de todo el mundo han decidido unirse a una coalición que persigue proteger el tránsito marítimo en el Mar Rojo, tras una serie de ataques perpetrados por los hutíes, un grupo rebelde que controla gran parte de Yemen.

Pat Ryder, portavoz del Pentágono, ha hablado de "resultados sólidos" en las negociaciones con terceros países durante una rueda de prensa celebrada en las últimas horas, en la que el portavoz ha declarado: "En los próximos días, Estados Unidos seguirá consultando estrechamente con nuestros aliados y socios que comparten el principio fundamental de la libertad de navegación, y esperamos que la coalición siga creciendo".

Ryder ha explicado que esta coalición coordinaría una flota que custodiaría a los barcos mercantes que lo solicitasen, en la zona del mar Rojo y del Golfo de Adén: aunque no se ha concretado qué países que habrían confirmado su participación, ha trascendido que países como Reino Unido, Bahréin, Canadá, Italia, Países Bajos, Noruega o Seychelles se habrían mostrado a favor de unirse a esta coalición".

Ryder no ha sido el único representante estadounidense que se ha pronunciado hoy al respecto de este proyecto: Lloyd Austin, secretario de Defensa, ha convocado una reunión virtual con responsables de defensa de más de 40 países, en la que también ha habido representación de la OTAN y la UE: el objetivo del encuentro, en palabras de Austin, ha sido coordinar "una respuesta internacional" que ayude a afrontar la amenaza "de forma colectiva".

"Es muy importante entender que los hutíes no están atacando solo a un país, sino que en realidad están atacando a la comunidad internacional", ha declarado el secretario, que considera que los hutíes "están atacando el bienestar económico y la prosperidad de las naciones de todo el mundo". A causa de estos acciones, los hutíes - en palabras de Austin - "se convierten en bandidos a lo largo de la ruta internacional que es el mar Rojo". El secretario ha invitado a los países a contribuir en la coalición "cómo crean que mejor puedan hacerlo".

Los hutíes, un grupo armado yemení respaldado por Irán, han afirmado ya que no van a cesar en sus ataques a los buques procedentes o dirigidos a Israel, incluso sí se conforma esta fuerza multinacional. Han anunciado también que los barcos no vinculados a Israel o que no se dirijan hacia el país hebreo "no serán amenazados": en los últimos días, este grupo armado ha secuestrado un buque - el Galaxy Leader- y ha atacado otras naves con drones y misiles. Con estas incursiones, los hutíes buscan ejercer presión sobre Israel, que se encuentra inmerso en un violento conflicto con el grupo terrorista palestino Hamás en Gaza.

Las cuatro navieras más grandes del mundo - y otras muchas compañías- han suspendido sus itinerarios por el Mar Rojo para evitar los ataques hutíes, y numerosos barcos de mercancías están siendo obligados a circunnavegar todo el continente africano para pasar de Europa a Asia.
Más de 20 países se unen a la coalición liderada por Estados Unidos contra los ataques Hutíes en el mar Rojo