Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El pasado viernes, 15 de diciembre, marcó un hito significativo para la defensa nacional española con la Plataforma de Contratación del Sector Público anunciando la adjudicación del sistema lanzacohetes de alta movilidad (SILAM) a las empresas Escribano Mechanical & Engineering y Expal, esta última adquirida por la alemana Rheinmetall el año pasado. La adquisición, valorada en 697,5 millones de euros (impuestos incluidos), fue realizada por la Subdirección General de Adquisiciones de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa, cumpliendo así un compromiso previo aprobado por el Consejo de Ministros en octubre.

Esta adquisición surge como respuesta a una carencia crítica en las capacidades del Ejército de Tierra español, tras el retiro de los lanzacohetes Teruel sin ser reemplazados. El sistema SILAM no solo representa una modernización vital, sino que también aborda las necesidades estratégicas del país en el contexto de los compromisos adquiridos en el marco de la OTAN.

El SILAM consiste en la adquisición de 12 lanzadores de misiles, radares multifunción, drones tácticos de alta gama, vehículos especializados, y otros elementos necesarios para su implementación. La capacidad de estos lanzadores, que supera las limitaciones en alcance de las municiones tradicionales, permitirá alcanzar objetivos más allá de los 300 kilómetros, reduciendo el consumo de munición y adaptándose eficazmente a los escenarios operativos caracterizados por la denegación aérea.

El texto del Consejo de Ministros resalta el compromiso de España con la OTAN, subrayando que la adquisición del SILAM potenciará las capacidades del Ejército de Tierra y cumplirá con los compromisos internacionales asumidos por el país en la alianza atlántica.

La elección de Escribano Mechanical & Engineering y Rheinmetall Expal Munitions SAU UTE como proveedores se basó en su capacidad técnica para el desarrollo del proyecto. La propuesta, basada en el lanzacohetes israelí PULS, cumplió con los requisitos del Mando de Artillería de Campaña (MACA) y reflejó la voluntad del Ministerio de Defensa de dar un papel destacado a la industria española en el desarrollo del sistema.

El Ministerio de Defensa ha priorizado un enfoque de desarrollo nacional, asignando aproximadamente el 75% del componente del sistema al ámbito nacional. Esta estrategia no solo busca fortalecer la base industrial y tecnológica de la defensa, sino también fomentar la cohesión territorial a través de colaboraciones con empresas en varias regiones de España.

La colaboración entre Escribano, Expal, y otras empresas como GMV, Iveco España, y compañías de diversas regiones españolas demuestra un enfoque integral para el desarrollo del sistema. El plan industrial incluye la fabricación de componentes mecánicos, hidráulicos y electrónicos, así como la integración en el sistema de mando y control de artillería Talos del Ejército de Tierra.

El proyecto contempla un alcance de 40, 150 y 300 kilómetros con diferentes tipos de cohetes, fabricados por Expal, que incluyen cohetes Accular, Extra y Predator Hawk. Además, se asegura el mantenimiento del sistema en España durante todo su ciclo de vida, reforzando así la independencia operativa del país.

La adquisición del sistema SILAM representa un paso estratégico para fortalecer la capacidad de defensa de España y cumplir con los compromisos internacionales. La inversión sustancial y la colaboración entre empresas nacionales e internacionales resaltan el compromiso del país con la seguridad y la innovación en el ámbito de la defensa, sentando las bases para futuros desarrollos tecnológicos y fortaleciendo la posición de la industria española en el mercado internacional de defensa.
España refuerza su capacidad de defensa con el sistema lanzacohetes SILAM por 697,5 millones de euros