Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Durante el pasado jueves 7 de diciembre, el Comando Sur de Estados Unidos llevó a cabo ejercicios militares conjuntos con la Fuerza de Defensa de Guyana (GDF por sus siglas en inglés) para reforzar la cooperación de seguridad entre los dos Estados en un momento en el que Georgetown enfrenta una amenaza geopolítica por parte del régimen venezolano de Nicolás Maduro.

A través de un comunicado de prensa, el Comando de Operaciones Especiales Sur del Ejército de los Estados Unidos informó de este hecho señalando que "Ayer las Fuerzas Especiales de Estados Unidos realizaron una evolución de entrenamiento conjunto en el Caribe Sur que incluyó elementos de la Fuerza Aérea, Armada y Guardia Costera. El evento no sólo perfeccionó la preparación y la interoperabilidad, sino que también demostró capacidad y seguridad para la región".

Así mismo, la entidad castrense destacó que "Los comandos aéreos de la Fuerza Aérea de EE.UU. realizaron entrenamiento militar de paracaidismo desde un MC-130J Commando II sobre el Mar Caribe. El entrenamiento MFF permite a los comandos aéreos la oportunidad de saltar desde una gran altitud y elegir cuándo abrir su paracaídas en un menor altitud que los saltos de línea estática."

El Comando Sur había informado previamente que las maniobras tienen carácter rutinario y buscan, además de reforzar la cooperación entre las dos fuerzas, fortalecer la colaboración regional. Además de los ejercicios de este jueves, Estados Unidos “continuará su colaboración con las GDF en las áreas de preparación contra desastres, seguridad aérea y marítima y el combate contra las organizaciones delictivas trasnacionales”. 

Estados Unidos, que lleva años realizando con regularidad ejercicios militares conjuntos con el país sudamericano, “continuará su compromiso como socio fiable para la seguridad de Guyana y con la promoción de la cooperación y coordinación regionales”, agrega el Comando Sur.

En los últimos días, Antony Blinken, secretario de Estado estadounidense, le aseguró al presidente de Guyana, Irfaan Ali, el “apoyo incondicional” de la Casa Blanca con la defensa de la soberanía del país latinoamericano. Al tiempo, el funcionario de Estados Unidos señaló el llamado de su país a una “salida pacífica” para el conflicto con Venezuela. 

Del otro lado, el oficialismo venezolano criticó el martes la decisión de Guyana de dar luz verde a la presencia del Comando Sur en la zona del Esequibo, tras la advertencia de Ali de que su país mantiene relaciones con el comando militar estadounidense y  de asegurar que la GDF está “en alerta máxima”. 

El Gobierno venezolano busca legitimar la posesión de su país sobre cerca de 160.000 km2 que circundan el río Esequibo, un territorio históricamente disputado con Guyana y que es rico el petróleo.

El pasado domingo, el presidente Nicolás Maduro materializó un referendo, ratificado por el 95% de los votantes según datos del oficialismo, que legitima al Ejecutivo a proponer una ley que, de facto, implique la creación de una nueva provincia venezolana en el área en disputa y permita a la petrolera estatal venezolana extraer crudo de allá.
Con despliegue de fuerzas especiales, aviones y ejercicios militares, Estados Unidos demuestra su apoyo a Guyana