Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Bajo la premisa de "revisión de todo lo actuado y desconfianza en todo lo que se deje", el presidente electo de Argentina, Javier Milei, ha instruido a las nuevas autoridades del gobierno entrante a examinar minuciosamente cada uno de los acuerdos propuestos por el ministro de Defensa saliente, Jorge Taiana, para el reequipamiento de las Fuerzas Armadas.

La vicepresidenta electa, Victoria Villarruel, ha acordado con Milei que no se avalará ningún acuerdo o contrato firmado por el actual gobierno en el sector militar.

Según fuentes calificadas del equipo de Milei, la intención es analizar con "extremo detalle" cada uno de los acuerdos que Defensa dejará en marcha para la adquisición de equipamiento para las Fuerzas Armadas. Los planes de transición incluyen la evaluación de cada informe sobre las acciones tomadas hasta ahora por el gobierno de Alberto Fernández.

Hasta el momento, no ha habido contactos entre los representantes de Milei y el Ministerio de Defensa para acordar una transición. Se ha revelado que Taiana planea dejar en marcha un esquema de contratos con varios países para la compra futura de equipamiento militar, sin desembolso de fondos hasta dos años después de asumir el nuevo gobierno.

"Vamos a dejar todo prolijo y encaminado para que el nuevo gobierno siga adelante con el reequipamiento de las Fuerzas Armadas. De ellos dependerá lo que quieran hacer", declaró un allegado al ministro Taiana a El Cronista.

El gobierno saliente ha justificado sus avances en las negociaciones internacionales para la compra de equipos en la existencia del Fondef, creado durante la gestión de Agustín Rossi en Defensa. Este fondo contempla un porcentaje del PBI que aumenta cada año, siendo del 0,80% de los ingresos corrientes previstos en el Presupuesto Anual del Sector Público Nacional este año.

Entre los proyectos en marcha, se destacan las conversaciones con la empresa francesa Naval Groupy la alemana Thyssenkrupp para la posible compra de un submarino, así como los estudios técnicos para la adquisición de aviones caza supersónicos, con opciones como los F16 de Estados Unidos, los JF17 de China, o los Tejas Hal de la India.

La intención del Gobierno era cerrar un contrato por la compra de entre 12 y 18 aeronaves supersónicas para las Fuerzas Armadas, aunque no fue posible. La idea del actual gobierno es dejar los estudios técnicos para que firme un financiamiento a largo plazo con dos años de gracia.

El Ministerio de Defensa también ha avanzado en la compra de aviones P3 Orion de Noruega para patrullaje en el Atlántico Sur y la adquisición de vehículos blindados a rueda de Brasil, con el "Guaraní" como opción principal.

Además, se prevé dejar firmados contratos para la modernización de equipamiento militar de patrulleros Oceánicos Multipropósito (OPV) y para la adquisición de un buque polar, con un acuerdo avanzado entre el astillero estatal Tandanor y la finlandesa Aker Arctic.
Milei frenará los contratos para la compra de equipamiento en las Fuerzas Armadas de Argentina