Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Los rebeldes hutíes de Yemen se apoderaron este domingo de un carguero vinculado a Israel en una ruta marítima crucial del Mar Rojo, según las autoridades, tomando como rehenes a más de dos docenas de miembros de la tripulación y haciendo temer que las tensiones regionales exacerbadas por la guerra entre Israel y Hamás se reprodujeran en un nuevo frente marítimo.

Los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, afirmaron que secuestraron el barco por su conexión con Israel y tomaron a la tripulación como rehenes. El grupo advirtió de que seguiría atacando barcos en aguas internacionales vinculados a israelíes o de su propiedad hasta el final de la campaña de Israel contra los gobernantes de Hamás en Gaza.

"Todos los barcos que pertenezcan al enemigo israelí o que tengan tratos con él se convertirán en objetivos legítimos", afirmaron los hutíes.

La oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, había culpado a los hutíes del ataque contra el Galaxy Leader, un portavehículos con bandera de Bahamas afiliado a un multimillonario israelí.

“Este es otro acto de terrorismo iraní que expresa un salto adelante en la agresión de Irán contra los ciudadanos del mundo libre, y crea implicaciones internacionales en relación con la seguridad de las rutas marítimas mundiales”, dijo.

El Ministerio de Asuntos Exteriores israelí dijo estar al corriente del incidente. A bordo del buque había 25 tripulantes de distintas nacionalidades, entre ellos ucranianos, búlgaros, filipinos y mexicanos. No había israelíes a bordo, según el Ministerio.

Los hutíes afirmaron que estaban tratando a los miembros de la tripulación "de acuerdo con sus valores islámicos", pero no dieron más detalles sobre lo que eso significaba. 

La oficina de Netanyahu condenó el secuestro como un "acto de terror iraní". El ejército israelí calificó el secuestro de "incidente muy grave de consecuencias mundiales".

Anteriormente, una fuente del los hutíes, que pidió no ser identificada, indicó a la agencia EFE que estaban “investigando” a la tripulación de la embarcación. La fuente apuntó que el portavoz militar hutí, Yahya Sarea, dará más detalles próximamente en un comunicado, sin aportar más información del suceso.

El vocero de los hutíes justificó este tipo de acciones “a la luz de la brutal agresión israelí-estadounidense contra la Franja de Gaza, caracterizada por masacres y genocidio diario”.

El pasado día 14, el líder de los insurgentes, Abdelmalik al Huti, ya advirtió que el movimiento chií estaba planeando “operaciones adicionales para golpear objetivos sionistas en Palestina o en otros lugares”, y afirmó que lo harían “en el Mar Rojo, particularmente en Bab al Mandab y sus aguas adyacentes a las territoriales yemeníes”.

“No dudaremos en atacarlos (...) Nuestros ojos están abiertos, en constante vigilancia y búsqueda de cualquier barco israelí”, insistió.

Desde el inicio de la guerra contra el grupo terrorista Hamas en Gaza el pasado 7 de octubre, los hutíes advirtieron que no se quedarían “de brazos cruzados”.

Por ello, a finales del pasado mes comenzaron una serie de ataques con misiles y drones contra el Estado judío, que fueron interceptados por el Ejército israelí, que desplegó buques lanzamisiles en el mar Rojo, abriendo un frente adicional a los conflictos que mantiene desde hace más de un mes con el grupo chiita Hezbollah en Líbano y las milicias terroristas de Hamas en Gaza.

El ataque más reciente de los hutíes fue el martes pasado, cuando los rebeldes lanzaron una nueva tanda de misiles balísticos contra “varios objetivos del enemigo israelí”.

Irán respalda a Hamas, así como a Hezbollah en Líbano y a los rebeldes hutíes de Yemen, lo que lo coloca en el centro de las preocupaciones de que la guerra pueda expandirse en la región.
Los rebeldes hutíes de Yemen secuestraron un barco vinculado a Israel con a 25 rehenes en el Mar Rojo