Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

En los últimos días ha trascendido que Arabia Saudita está evaluando la posibilidad de adquirir los aviones de combate Rafale, insignia de la aeronáutica militar francesa. Este potencial acuerdo ha generado un profundo impacto en el mercado de la aviación militar, planteando interrogantes acerca de un cambio sustancial en la política de adquisiciones del reino en el ámbito de los aviones de combate.

Históricamente aliado de los Estados Unidos en la provisión de aeronaves militares, Arabia Saudita ha suscitado interés en el Rafale, a pesar de depender tradicionalmente de los aviones de combate Boeing F-15 y de los aviones británicos Tornado y Eurofighter. Estos dos últimos fueron concebidos como parte de la colaboración europea.

Fuentes citadas por el periódico francés "La Tribune," han ratificado que Arabia Saudita ha presentado una solicitud formal a Dassault Aviation, el fabricante de los Rafale, con el propósito de recibir una propuesta detallada, que incluye los costos, para la adquisición de 54 de estos aviones de combate. La fecha límite para la respuesta de Dassault Aviation se ha establecido en el 10 de noviembre.

En caso de que esta transacción llegue a materializarse, representaría un golpe significativo para otros competidores en el mercado de la aviación militar, particularmente el consorcio Eurofighter, fabricante del Typhoon. Este avión de superioridad aérea es considerado una parte importante de la flota la Real Fuerza Aérea Saudí, después de los F-15 estadounidenses.

La posible orden de aviones Rafale para Arabia Saudita completaría una serie de ventas exitosas del fabricante francés en la región del Cercano y Medio Oriente. El Rafale ya se encuentra en servicio en Egipto, donde se adquirieron 54 aeronaves en 2015 y se efectuaron compras adicionales en 2021. Catar también opera el Rafale, habiendo adquirido 36 en 2015 y otros en 2017. Además, los Emiratos Árabes Unidos encargaron 80 Rafale en diciembre de 2021.

La interrogante planteada se centra en si esta decisión saudita representa un cambio de paradigma en su política de adquisiciones de aviones de combate. Durante aproximadamente una década, el Reino Unido ha estado aguardando ansiosamente un segundo pedido de Typhoon por parte de Arabia Saudita, un acuerdo que se logró en 2018. Sin embargo, Alemania bloqueó repetidamente esta venta, principalmente debido a preocupaciones relacionadas con la guerra en Yemen en 2015 y el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en 2018. Esto generó tensiones significativas entre los países involucrados, con una gran molestia en Riad y la furia de Londres.

El interés saudita en el Rafale podría estar relacionado con las complicaciones que enfrentan con el segundo pedido de aviones de combate Eurofighter Typhoon. Además, se especula si los Estados Unidos permitirán que Dassault Aviation entre en este mercado, ya que ofrecen el F-15SA y podrían ejercer presión para mantener su influencia. 

Según La Tribune, los alemanes, sorprendidos por la atención saudita hacia el Rafale, podrían estar dispuestos a considerar una posición más flexible en cuanto al suministro de cazas Typhoon si Arabia Saudita interviene a favor de los rehenes alemanes retenidos por Hamas en Gaza. La reconciliación entre Arabia Saudita e Irán también podría influir en la situación, con implicaciones para el conflicto en Yemen.
Arabia Saudita está interesada en comprar 54 cazas Rafale a Dassault Aviation