Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Según informes de fuentes abiertas, un ataque con drones ucranianos destruyó con éxito un bombardero de largo alcance ruso Tupolev Tu-22M, lo que marcó una notable escalada en el conflicto entre ambos países.

Las imágenes que circulan en las redes sociales muestran un Tupolev Tu-22 envuelto en llamas en la base aérea Soltsy-2, situada al sur de San Petersburgo, mientras el Ministerio de Defensa ruso aseguró que uno de sus aviones insignia había sido "afectado" en un ataque con drones ucranianos. 

Las imágenes que se han publicado en redes sociales y que BBC ha podido verificar muestran uno de los bombarderos en llamas pese a que Rusia insiste en que el avión fue "dañado" pero no destruido. "El UAV fue detectado por el puesto de observación del aeródromo y fue alcanzado por fuego de armas pequeñas", dijo el Ministerio de Defensa ruso.

También, han descartado víctimas mortales en el ataque que han calificado de "acto terrorista" y han asegurado que el incendio que desató el ataque se extinguió sin más daños. Sin embargo, las imágenes publicadas en redes sociales mostraban un gran incendio que envolvía un avión con el característico morro del Tu-22.

La destrucción de uno o dos aviones Tu-22 -de los 60 que posee Rusia- no tendrían efecto determinante en la guerra, pero en Moscú preocupa la capacidad de los últimos ataques lanzados por Kiev en profundidad contra el territorio ruso, causando cada vez mayor destrucción.

Y es que en los últimos meses, Ucrania ha lanzado decenas de drones de ala fija para atacar a Rusia, pero en este ataque sobre Soltsy-2, el dron ha sido descrito como un "UAV de tipo helicóptero", lo que sugiere un dispositivo barato y lanzado a corta distancia.

El lunes, un portavoz del servicio de inteligencia de defensa de Ucrania dijo que otro avión militar resultó dañado en un ataque con drones en la región rusa de Kaluga. Los medios rusos también informaron del ataque, pero negaron que hubiera habido daños.

La característica más importante de estos Tu-22 es que son aviones que pueden portar armas nucleares pero que, desde que arrancó la guerra de Ucrania, han portado misiles supersónicos de crucero antibuque Kh-22 para atacar las ciudades ucranianas. 

El bombardero tiene su origen en la Guerra Fría, y recibe el nombre en clave de Backfire por la OTAN. Las versiones modernas, como el Tu-22M3, pueden alcanzar velocidades de Mach 2 -2300 km/h- y pueden transportar hasta 24.000 kg de armas, incluidas "bombas tontas" -bombas que no están guiadas- y misiles teledirigidos.

Estos aviones se han utilizado en conflictos en Siria, Chechenia y Georgia y ahora en Ucrania. De hecho, en enero, en un ataque en Dnipro murieron 30 personas en un misil lanzado por uno de estos Tu-22.
Ucrania destruyó un bombardero estratégico ruso Tupolev Tu-22M en un ataque de drones contra la base aérea Soltsy-2