Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

En un compromiso por mantener la supremacía aérea y el rendimiento de excelencia de Estados Unidos, Lockheed Martin, el reconocido fabricante aeroespacial, se ha comprometido a extender la operatividad del emblemático caza F-22 Raptor. A pesar de los planes iniciales de retirada por parte de la Fuerza Aérea, la compañía ha subrayado su capacidad para mantener en servicio al F-22 durante una década adicional, si así lo demanda la necesidad estratégica.

OJ Sánchez, el vicepresidente encargado de los programas F-16 y F-22 en Lockheed Martin, enfatizó la singularidad del F-22 Raptor en términos de su capacidad para asegurar la superioridad aérea en cualquier escenario operativo. "No se trata tanto de cuánto tiempo va a estar en servicio, sino de la capacidad única que aporta para garantizar la superioridad aérea, dondequiera que se necesite", afirmó Sánchez. 

En respuesta a la solicitud de la Fuerza Aérea de continuar con el programa de modernización, Sánchez señaló que la duración futura del avión se determinará a medida que avancen las necesidades estratégicas.

A pesar de la intención previamente declarada por parte de la Fuerza Aérea de comenzar la retirada gradual de la flota F-22 a partir del año 2030, ya se han presentado movimientos en la dirección opuesta. Pese a esto, en el presupuesto para el próximo año 2024, se solicita la eliminación de 32 aviones F-22 más antiguos, a pesar de las notables inversiones en mejoras para esta aeronave. 

En un acontecimiento que marcó el compromiso con la modernización, en el año 2021, el Pentágono otorgó a Lockheed Martin un contrato de 10.900 millones de dólares con el propósito de llevar a cabo una amplia modernización de la flota.

Hasta el momento, más de 80 F-22 han experimentado exitosas actualizaciones, y el fabricante se encuentra en camino de realizar más de 100 modificaciones durante el transcurso de este año 2023. 

Aunque los detalles exactos de estas modificaciones no han sido divulgados, se sabe que abarcan tanto el software como, en algunos casos, el hardware de la aeronave. Estas actualizaciones son parte integral del programa Raptor Agile Capability Release (RACR), diseñado para mejorar de manera integral las capacidades del F-22.

El relevo del F-22 está previsto a través del proyecto Next Generation Air Dominance (NGAD), con la adjudicación de un contrato programada para el próximo año, 2024. Cabe recordar que Lockheed Martin entregó el último F-22 a la Fuerza Aérea en el año 2012.

En su origen concebido como respuesta a las amenazas aéreas rusas, el F-22 Raptor es un caza de quinta generación con capacidad furtiva que se considera uno de los aviones de combate aire-aire más sobresalientes. 

Su presencia es global, ya que el Pentágono ha desplegado unidades F-22 en diversos puntos del mundo, incluyendo recientemente su despliegue en Oriente Medio para contrarrestar las maniobras aéreas de origen ruso en la región.
Lockheed Martin puede extender la vida útil del F-22 para mantener la superioridad aérea de EEUU durante las próximas décadas