Full width home advertisement

Destacado

Industria

Mundo

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos continúa con el plan de retirar el avión espía U-2 Dragon Lady en el 2026 como parte de un esfuerzo para remodelar la forma en que el servicio vigila a los adversarios estadounidenses desde el aire.

La última serie de documentos presupuestarios presentados al congreso reconoce que las Fuerza Aérea tienen previsto mantener la flota de U-2 hasta finales de septiembre de 2025, antes de destinar ese dinero a otras prioridades y con ello dar de baja estos aviones.

Pero la Fuerza Aérea espera para esa fecha, de disponer de un sustituto adecuado antes de desprenderse de este activo de inteligencia, aunque según parece, se recurrirá a sensores espaciales para recoger un conjunto similar de imágenes de gran altitud.

Los 27 U-2 de la Fuerza Aérea se encuentran basados en la Base Aérea de Beale (California) y rotan por instalaciones militares de todo el mundo.

Conocido por captar las imágenes que demostraron que la Unión Soviética estaba construyendo emplazamientos de misiles nucleares en Cuba en 1962, desencadenando la Crisis de los Misiles Cubanos, el U-2 adquirió nueva fama por seguir el viaje de un globo de vigilancia chino a través de Estados Unidos a principios de este año.

Hasta hace poco, los aviones utilizaban cámaras de película húmeda con enormes botes de película que tenían que ser enviados a Beale y revelados allí por la 9ª Ala de Reconocimiento. Esta práctica finalizó el verano pasado con el paso a la era digital.

Últimamente, los Dragon Ladies han asumido un nuevo papel como bancos de pruebas para una serie de tecnologías de reconocimiento y comunicación más avanzadas, y han ayudado a probar nuevas herramientas de inteligencia artificial en la búsqueda de drones más capaces por parte de las Fuerzas Aéreas.

El U-2 también se está utilizando como plataforma sustituta en el programa Advanced Battle Management System del Ejército del Aire, que pretende mejorar drásticamente las capacidades de intercambio de datos entre activos militares.

No está claro cómo las Fuerzas Aéreas reasignarían a los pilotos del U-2 y al resto de personal asociado, si se autoriza la retirada de las aeronaves.
La Fuerza Aérea de EEUU retirará los aviones espía U-2 en el 2026