Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Un avión Airbus C295 de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) recibió varios impactos de bala cuando se disponía a aterrizar el aeropuerto de la ciudad de Culiacán, estado de Sinaloa, en el día en que fue detenido el narcotraficante Ovidio Guzmán, considerado uno de los líderes del Cártel de Sinaloa e hijo de Joaquín 'El Chapo' Guzmán Loera.

El jueves 5 de enero se capturó por segunda ocasión a Guzmán, conocido con el alias de 'El Ratón', lo que provocó ataques a diferentes aeronaves civiles y de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) que se encontraban en la terminal aérea sinaloense. El objetivo de los sicarios armados con fusiles de alto calibre era evitar el traslado del narcotraficante a la Ciudad de México.

En medio de la balacera generalizada que se presentó durante varias horas en una de las ciudades más peligrosas de México, resultaron averiados tres aviones: Un Embraer 190 de la empresa AeroMéxico Connect y un Boeing 737-700 y un Airbus C295 de la Fuerza Aérea Mexicana.

Las dos primeras aeronaves fueron afectadas en tierra por disparos de fusiles de asalto, mientras intentaban despegar desde el mencionado aeropuerto, mientras que la tercera fue afectada en pleno vuelo, cuando se encontraba aproximando a la pista con el fin de aterrizar y desembarcar refuerzos militares para contrarrestar la arremetida terrorista del cartel.
En redes sociales circularon imágenes de la aeronave durante su fase final del vuelo. En ella se escuchan nutridos rafagazos de armas largas dirigidos en su dirección. En los videos se puede ver que el avión comienza a descender en picada, pero sin problemas evidentes, mientras que al fondo se escuchan detonaciones.

Una vez que llegó a la pista, aún con los disparos de fondo y dando un pequeño giro, elementos de la Guardia Nacional se acercaron de inmediato a revisarlo, lanzando agua con un vehículo de los bomberos del aeropuerto.

Según trascendió, la nave de la Fuerza Aérea tuvo que hacer el aterrizaje de emergencia debido a que uno de los motores resultó afectado y dejó de funcionar, además de que se incendió por el impacto que recibió.
Hasta el momento se desconoce qué arma habría logrado afectar a tal grado a una aeronave de la FAM, pero surgieron otros videos en los que se mostró a un grupo de civiles con rifles antimaterial (Calibre 0.50), los cuales son utilizados generalmente en contra de equipo militar blindado.

Como se dijo anteriormente, este ataque fue a causa de que se informó que dos aviones de la FAM salieron del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles para aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Culiacán para trasladar a Ovidio Guzmán. Después de estas dos aeronaves, llegaron algunos refuerzos que estaban sobrevolando la ciudad; todas fueron recibidas con balazos desde las afueras de las pistas de aterrizaje.

Este no fue el único ataque a un avión a raíz de la detención de El Ratón, pues una nave de Aeroméxico que volaría de Culiacán a la Ciudad de México fue balaceada cuando se preparaba para el viaje. El avión con matrícula XA-BCU, correspondiente al vuelo AM165, sufrió afectaciones en el sistema hidráulico, por lo que la tripulación y los pasajeros descendieron en cuanto el ataque cesó.
Estos repetidos ataques contra aviones causó que el Aeropuerto Internacional de Culiacán cerrara y, además, que varias aerolíneas cancelaran vuelos al norte del país.

Además de los ataques a aviones, Culiacán sufrió de narcobloqueos y saqueos desde que comenzó a rumorarse que Ovidio Guzmán fue aprehendido por segunda ocasión.

El secretario de Defensa de México, Luis Cresencio Sandoval, confirmó que al menos 29 personas murieron en el estado de Sinaloa luego de la detención de Guzmán. 

Según detalló el Secretario, de los 29 fallecidos, 10 pertenecían a las Fuerzas Armadas mexicanas y 19 a los grupos criminales que se enfrentaron a las autoridades y que generaron disturbios, bloqueos e incendios en medio de los esfuerzos por rescatar al capo.

“Diez militares perdieron la vida en el cumplimiento de su deber en aras de garantizar la seguridad. El Estado mexicano les dará honores fúnebres”, dijo el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien destacó que ningún civil murió en medio de los disturbios.

La secretaría de Defensa también registró 35 militares lesionados o heridos, los daños de numerosos vehículos terrestres y aéreos y la detención de otros 21 miembros del crimen organizado.
Miembros del Cartel de Sinaloa intentaron derribar un Airbus C295 de la Fuerza Aérea Mexicana
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!