Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Sistemas antiaéreos de corto alcance diseñados para interceptar aviones y misiles entrantes parecen haber sido desplegados en lo alto de varios edificios administrativos en el centro de Moscú, señal de que el Kremlin se está preparando para un posible, aunque improbable, ataque dirigido contra la capital rusa.

Las fotografías publicadas en las redes sociales el jueves mostraban la instalación de un sistema de misiles Pantsir en el tejado de un edificio de ocho plantas utilizado por el Ministerio de Defensa ruso junto al río Moscova.

Otro vídeo mostraba otro sistema de defensa antiaérea siendo izado sobre el tejado de un edificio del Ministerio de Educación en el distrito moscovita de Taganka, a 2,5 kilómetros al sureste del Kremlin.

Los sistemas de corto a medio alcance se utilizan para defenderse de aviones, helicópteros y misiles de crucero. El ejército ruso también ha dicho que podrían utilizarse contra objetivos más pequeños, como aviones no tripulados militares y comerciales, que se han vuelto omnipresentes en el campo de batalla desde que Vladimir Putin lanzó su invasión a gran escala en febrero.

Las imágenes de los sistemas de misiles en Moscú han aparecido un día antes de que los responsables de Defensa occidentales se reúnan en la base aérea de Ramstein (Alemania) para acordar un nuevo paquete de ayuda militar a Ucrania que podría incluir el suministro de tanques pesados.

Estados Unidos ya ha prometido casi 2.000 millones de dólares en ayuda militar adicional a Ucrania, incluido un sistema de defensa antiaérea Patriot destinado a proteger las ciudades ucranianas de los misiles rusos.

Pero las autoridades rusas han lanzado advertencias antes de la reunión, tratando de disuadir a los países de la OTAN de proporcionar armas más avanzadas, alegando que éstas podrían desencadenar un conflicto nuclear.

“La derrota de una potencia nuclear en una guerra convencional puede provocar el inicio de una guerra nuclear”, escribió  el ex presidente ruso, Dmitri Medvédev, que se ha convertido en uno de los principales halcones del régimen como vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia.

Las autoridades militares rusas no confirmaron de inmediato la instalación de los sistemas de misiles. Sin embargo, varios medios de comunicación rusos también han informado del despliegue de sistemas de misiles de largo alcance S-400 en Moscú en las últimas semanas. Los sistemas S-400 y Pantsir-S1 suelen utilizarse conjuntamente.

Estos sistemas de defensa aérea han aparecido en la capital moscovita tras una campaña de bombardeos rusos que ha utilizado misiles y aviones no tripulados para atacar ciudades e infraestructuras ucranianas, causando decenas de muertos en todo el país. La semana pasada, un misil balístico antibuque ruso Kh-22 alcanzó un bloque de apartamentos en la ciudad de Dnipro, causandole la muerte a 45 personas.

Blogueros pro-Kremlin afirmaron el jueves que la aparición de los sistemas de misiles en Moscú demostraba que la cúpula militar rusa estaba preocupada ahora por ataques contra sus propias ciudades.

“Significa que [los dirigentes] comprenden perfectamente todos los riesgos y entienden que los ataques contra Moscú y las demás regiones son sólo cuestión de tiempo”, escribió Alexander Kots, un destacado periodista ruso que apoya la guerra rusa en Ucrania. “Es bueno empezar a planificar con antelación en lugar de hacerlo después de los primeros ataques”.

La aparición de los sistemas de misiles defensivos pone de manifiesto la falta de éxito de Rusia en la guerra y sucede luego que se presentaran varios ataques ucranianos en profundidad contra en instalaciones militares de Rusia, incluidos los ataques con drones contra varias bases aéreas utilizadas por bombarderos estratégicos rusos ubicadas en lo más profundo del territorio. 

Funcionarios ucranianos también han dicho que han comenzado a probar aviones no tripulados de largo alcance que pueden viajar hasta 1.000 km (621 millas), poniendo potencialmente a Moscú a distancia de ataque.

“Rusia lleva mucho tiempo dando prioridad al mantenimiento de defensas aéreas terrestres avanzadas, pero cada vez está más claro que tiene dificultades para contrarrestar las amenazas aéreas en el interior de Rusia”, escribió el Ministerio de Defensa británico el año pasado, un día después de las explosiones en la base aérea rusa de Engels.
¿A qué le teme Putin? Rusia desplegó sistemas de defensa aérea Pantsir-S1 cerca del Kremlin en Moscú
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!