Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

La Fuerza Aérea de Estados Unidos desplegó una vez más al espacio aéreo internacional muy cerca a las costas de Venezuela uno de sus sofisticados aviones de reconocimiento estratégico Boeing RC-135W "Rivet Joint" que está siguiendo muy atentamente todos los movimientos y despliegues del régimen de Nicolás Maduro.

El hecho se produjo este viernes 2 de diciembre cuando la moderna aeronave de inteligencia realizó una maratónica misión de vigilancia que la llevó desde la Base Aérea de Offut, ubicada en el estado de Nebraska, hasta una zona del Mar Caribe muy cerca del territorio venezolano, donde efectuó un vuelo de más de 8 horas de duración paralelo a la línea costera del país sudamericano.

Estos avanzados y modernos aviones vuelan regularmente hasta Sudamérica con el único fin de monitorear a la cúpula chavista, el orden de batalla electrónico y el despliegue actual de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, pero esta misión se presenta coincidencialmente justo cuando el régimen de Nicolás Maduro firmó un contrato con una gigantesca petrolera estadounidense para reactivar la exploración y producción de petróleo.

La empresa petrolera Chevron firmó este viernes "contratos para la continuación de las operaciones y las actividades de producción" en Venezuela, tras recibir una licencia de Estados Unidos para retomar parcialmente sus actividades en este país bajo embargo, informó el Gobierno venezolano.

"Hoy hemos suscrito importantes contratos para la continuación de las operaciones y las actividades de producción de esta empresa estadounidense, Chevron, que el próximo mes de abril del año 2023 arriba a sus 100 años de presencia productiva en Venezuela", expresó el ministro venezolano de Petróleo, Tareck El Aissami, tras la firma en un acto oficial. "Celebramos la firma de estos contratos (...) y nos corresponde ahora honrarlos con trabajo", agregó.

Chevron recibió el 26 de noviembre una autorización del Gobierno de Estados Unidos para retomar sus actividades en las empresas mixtas que tiene con Petróleos de Venezuela (PDVSA), paralizadas en 2020 en el marco de un embargo impuesto para presionar al Ejecutivo de Nicolás Maduro un año antes.
Avión RC-135W Rivet Joint de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.
La licencia, válida por seis meses, fue anunciada después de que Gobierno y oposición firmaran en México un acuerdo para gestionar la liberación de 3.000 millones de dólares de Venezuela bloqueados en el extranjero por sanciones, para destinarlos a proyectos sociales.

La compañía energética tiene cuatro empresas mixtas con PDVSA -Petroboscán, Petropiar, Petroindependencia y Petroindependiente-, que producen en conjunto unos 50.000 barriles diarios (bd) de crudo, según estimaciones de analistas.

"Van a encontrar empresas productivas, empresas que han sabido resistir a los embates de estas sanciones ilegales violatorias del derecho internacional", aseguró el ministro. "Estas empresas han logrado el milagro junto a la clase trabajadora petrolera de mantener sus capacidades productivas y seguir avanzando en los planes de desarrollo previstos para cada una de ellas", añadió.

La licencia especifica que la estatal venezolana no reciba ingresos directamente por las ventas de la compañía estadounidense. La producción de Venezuela, que hace dos décadas era de 3,2 millones de bd (mbd), permanece estancada en unos 700.000 bd este año, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Por lo general, Estados Unidos despliega los RC-135V para realizar misiones de inteligencia a países sobre los cuales tiene un gran interés estratégico; volando muy cerca de sus fronteras y recabando todo tipo de información que va desde el despliegue de las Fuerzas Armadas, información de los radares y defensas antiaéreas, hasta la interceptación de comunicaciones entre los líderes políticos y militares.

Sobre el RC-135 "Rivet Joint"

El avión RC-135W "Rivet Joint" fue rastreado gracias a un seguimiento diario que realiza este portal empleando fuentes abiertas y programas que registran la posición de las aeronaves por medio del sistema de transponder ADS-B. La aeronave identificada es un RC-135W de matrícula 64-14846 e indicativo de radio "BOWEN46".

El RC-135V/W es una de las plataforma de inteligencia de señales más avanzadas de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Su conjunto de sensores le permite al equipo de misión detectar, identificar y geolocalizar señales en todo el espectro electromagnético; dicha información puede ser compartida en una variedad de formatos a una amplia gama de agencias a través de la extensa suite de comunicaciones en tiempo real. 

La tripulación está compuesta por pilotos, oficiales de guerra electrónica, operadores de inteligencia y personal de mantenimiento de sistemas aéreos. Todos los RC-135 están asignados al Comando de Combate Aéreo, son operados por el Ala 55 y están destacados de manera permanente en la Base de la Fuerza Aérea Offutt, Nebraska, aunque es común que sean desplegados en distintos teatros de operaciones en todo el mundo.
Así fue la ruta del avión de inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.