Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Luego de haber capturado intacto hace dos meses un T-90M 'Proryv' -el tanque de guerra más avanzado y poderoso del Ejército Ruso-, las Fuerzas Armadas de Ucrania han puesto nuevamente en funcionamiento y operación el moderno blindado; pero esta vez será empleado contra sus anteriores usuarios, las tropas invasoras del régimen de Vladimir Putin.

Esta noticia fue confirmada recientemente luego que se difundieran en redes sociales videos del tanque de guerra de última generación operando en el frente oriental bajo el mando de tanquistas ucranianos que emplearon las últimas semanas para poner a punto la máquina y aprender el funcionamiento de los sistemas modernos que tiene a bordo.

El avanzado tanque de guerra fue capturado en la región de Járkov, durante la ofensiva relámpago que arrebató de los rusos decenas de miles de kilómetros cuadrados de territorio ucraniano y que permitió la liberación de estratégicas ciudades como Izium y Kupyanks. Sobre el sistema 'Nakidka', un material de camuflaje utilizado por Rusia como aislante térmico y como protección frente a las señales de radar, fueron pintadas las ya características cruces amarillas, las marcas de guerra que permiten identificar a los vehículos como ucranianos en medio de los cruentos combates.

Aunque los ucranianos ya habían destruido al menos uno de estos avanzados blindados de combate desde que comenzó la invasión rusa hace casi siete meses, esta es la primera vez que uno es capturado sin recibir ningún tipo de daño y con todos sus sistemas operativos, lo que brinda al gobierno de Kyiv y sobre todo los aliados de la OTAN una oportunidad única para examinar la capacidad operativa del vehículo terrestre más capaz que tiene el Kremlin en su arsenal.
Al comienzo de la guerra en Ucrania, el ejército ruso desplegó tanques más antiguos y de generación anterior, como el T-72 y el T-80, que se construyeron hace más de 40 años; los cuales demostraron ser altamente vulnerables a las armas antitanque portátiles suministradas por la OTAN a las fuerzas armadas de Ucrania. 

Para paliar esta falencia el Ejército Ruso ha desplegado los T-90M, pero por lo visto en el campo de batalla, estas moles de acero también han sucumbido al armamento occidental y las intrépidas tácticas de los defensores ucranianos.

El T-90M es una versión mejorada del tanque T-90, conocido también como la versión "Proryv-3", que fue presentado públicamente por primera vez en 2017. Este blindado tiene una serie de mejoras con respecto al T-90 original.

Con el tanque T-90M, Rusia ha mejorado la protección de la tripulación con el empleo del blindaje reactivo explosiva (ERA) Relikt que brinda protección contra ojivas de misiles antitanque con carga en tándem y reduce significativamente la penetración de rondas tipo sabot (APFSDS). 

El T-90M está equipado con faldones laterales de goma con placas de blindaje incorporadas. Algunas áreas del tanque están cubiertas por una armadura tipo jaula y una red especial, que mejora la protección contra ciertos tipos de armas antitanque. 

Este tanque está equipado con protección a ataques nucleares, biológicos y químicos (NBC) y sistemas automáticos de extinción de incendios, de igual manera el interior está forrado con un revestimiento para evitar la dispersión de esquirlas tras un impacto enemigo.

También posee un sistema de contramedidas, que activa lanzadores de granadas de humo una vez que el tanque está siendo iluminado por un rayo láser. Este sistema reduce significativamente la posibilidad de ser alcanzado por armas antitanque enemigas con guía semiautomática.

El T-90M está armado con un nuevo cañón 2A46M-4 (el mismo del T-14 Armata), que tiene un mayor alcance y es un 20% más preciso que el cañón estándar 2A46M del T-90. Utiliza la misma munición de 125 mm que otros tanques de batalla rusos y es capaz de disparar proyectiles APFSDS, HE y HE-FRAG. El blindado también puede lanzar misiles guiados antitanque 9M119 Refleks. 

A bordo del tanque de guerra la tripulación dispone de un total de 43 rondas, incluidos misiles, para el arma principal. El T-90M utiliza un cargador automático tipo carrusel que almacena un total de 22 disparos listos para usar.

El armamento secundario consiste en una ametralladora coaxial de 7,62 mm. También hay una estación de armas controlada remotamente montada en el techo, armada con una ametralladora pesada de 12,7 mm. De igual manera, el T-90M tiene un nuevo sistema de control de tiro (Kalina) y dispositivos actualizados de observación y puntería. 
Ucrania capturó un T-90M, el tanque de guerra más poderoso de Rusia, y ahora lo usa contra las tropas de Putin
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!