Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El Gobierno de España aprobó, en la reunión del Consejo de Ministros, contratos para la adquisición de nuevo armamento para sus Fuerzas Armadas por un valor de casi 700 millones de euros. El grueso de esa cantidad, 368 millones, es para la adquisición de distintos tipos de misiles que irán destinados a los Ejércitos del Aire y del Espacio, de Tierra y la Armada.

En concreto, el Ejecutivo ha autorizado la celebración de un contrato para la adquisición de 92 misiles aire-aire de medio alcance AIM-120-C7 AMRAAM para los Ejércitos del Aire y del Espacio, de Tierra y la Armada por un importe de 200 millones de euros.

La reposición de este material busca mantener los niveles de reserva establecidos por los Estados Mayores de los Ejércitos y la Armada. El reparto previsto otorgaría 35 unidades al Ejército del Aire y del Espacio que se usarán para reponer misiles que ya acumulan 35 años de antigüedad para las flotas de aviones de combate Eurofighter y F-18, otros 35 serán para el sistema de defensa aérea NASAMS del Ejército de Tierra y los 18 restantes tendrán como destino la Armada, en concreto sus aviones Av8 Harrier.

También se ha aprobado la adquisición de misiles antibuque NSM (Naval Strike Missile) para la Armada por un valor estimado de 125 millones. Se trata de sustituir a los actuales HARPOON por estos NSM, que permiten su incorporación tanto a las actuales fragatas F-100 como a las futuras F-110 (en construcción en los astilleros de Navantia).

El Ejecutivo ha adquirido además el misil guiado aire-superficie Brimstone, así como su integración en el sistema de armas Eurofighter Typhoon. Eso incluye en el contrato la adquisición del equipo asociado, equipos de comprobación y la formación en su uso y sostenimiento por un importe de 43 millones.

Otros 28 millones de euros será para la puesta en marcha del sistema de guerra electrónica en la flota de aeronaves. Se trata, explica Defensa, de solventar "la obsolescencia de sus diferentes elementos, especialmente de los sistemas de guerra electrónica".

Finalmente, algo más de 104 millones se destinan a la adquisición de las llamadas bombas guiadas o inteligentes. Se trata de municiones y armamento guiado de precisión (PGM) para el Ejército del Aire y del Espacio.

El incremento del gasto militar en España es una política del Gobierno desde que asumió ante la OTAN un compromiso mayor coincidiendo con la reactivación de la alianza al calor de la invasión rusa de Ucrania. El resultado ha sido una subida de un 25,8% en el gasto en Defensa en el marco de los presupuestos generales del año que viene a pesar de las reservas mostradas por Unidas Podemos, uno de los dos socios de la coalición. 

Si se aprueba el proyecto de ley en los términos en los que fue presentado al Congreso, el gasto en Defensa pasará el año que viene de 9.791 millones de euros a 12.317. Este aumento, según explicó la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se debe a los compromisos adquiridos por el Gobierno ante la OTAN (en 2030 hay que tener una inversión del 2% del PIB) y se justifica en la creación de puestos de trabajo y la necesaria modernización tecnológica de nuestro ejército.

El Ministerio de Defensa aumentará su presupuesto en un 6,5%, cifra que se incrementa hasta el 8,4% si se incluyen los fondos europeos. Pero la política en defensa sube más al incluir los programas especiales de modernización que no computan en el límite de gasto no financiero, sino que van en distintas anualidades. Para 2023 ascienden estas partidas a 4.900 millones. La mayor parte de esta cifra corresponde a contratos para la industria nacional con los que el Ejecutivo espera crear 22.667 empleos de forma directa o indirecta.
España adquiere misiles Brimstone 2, AIM-120 AMRAAM y antibuques NSM para renovar su arsenal de guerra
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!