Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Después de semanas de destruir ciudades ucranianas con drones de fabricación iraní, Moscú ha llegado a un acuerdo silencioso con Teherán para comenzar a fabricar cientos de aviones no tripulados suicidas en suelo ruso, según los nuevos datos de inteligencia recopilados por Estados Unidos y otras agencias de seguridad occidentales.

Funcionarios rusos e iraníes ultimaron el acuerdo durante una reunión en Irán a principios de noviembre, y los dos países se están moviendo rápidamente para transferir los diseños y los componentes clave que podrían permitir que la producción comience dentro de unos meses, dijeron en entrevistas con The Washington Post  tres funcionarios familiarizados con el asunto.

El acuerdo, si se lleva a cabo en su totalidad, representaría una mayor profundización de una alianza ruso-iraní que ya ha proporcionado un apoyo crucial a la vacilante campaña militar de Moscú en Ucrania, dijeron los funcionarios. Al adquirir su propia línea de montaje, Rusia podría aumentar drásticamente su arsenal de sistemas de armas relativamente baratos pero altamente destructivos que, en las últimas semanas, han cambiado la dinámica del conflicto ucraniano tras nueve meses.

Rusia ha desplegado más de 400 drones de ataque de fabricación iraní contra Ucrania desde agosto, según los servicios de inteligencia, y muchos de los aparatos se han utilizado en ataques contra objetivos de infraestructuras civiles, como centrales eléctricas. 

Tras verse obligado a abandonar territorio ucraniano que sus fuerzas capturaron al principio de la guerra, Moscú ha pasado a una estrategia de implacables ataques aéreos contra las ciudades ucranianas, utilizando una combinación de misiles de crucero y aviones no tripulados suicidas cargados de explosivos para dejar sin electricidad y agua corriente a millones de personas

Para Moscú, el acuerdo podría cubrir una necesidad crítica de municiones guiadas de precisión, que escasean tras nueve meses de combates. El acuerdo también ofrece importantes beneficios económicos y políticos para Irán, según los funcionarios. Aunque Teherán ha tratado de presentarse como neutral en el conflicto de Ucrania, la aparición de aviones no tripulados de fabricación iraní sobre ciudades ucranianas ha desencadenado amenazas de nuevas sanciones económicas por parte de Europa. Los dirigentes iraníes al parecer creen que pueden evitar las nuevas sanciones si los aviones no tripulados se ensamblan físicamente en Rusia, dijeron los funcionarios.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, ha criticado duramente la decisión de Irán de suministrar armas a Rusia y ha pedido nuevas sanciones contra la república islámica. “Su complicidad en el terror ruso debe ser castigada”, dijo en un discurso televisado el 6 de noviembre.

Tras negar previamente que haya suministrado aviones no tripulados o misiles a Rusia, un portavoz iraní reconoció a principios de este mes que Teherán había vendido algunos de sus aviones no tripulados a Moscú, pero lo hizo antes del inicio de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero. Esta afirmación ha quedado en entredicho tras los exámenes independientes de los drones derribados recuperados dentro de Ucrania. Algunos de los drones contenían piezas iraníes con una fecha de fabricación de febrero de 2022, lo que pone en duda que las aeronaves pudieran haber sido ensambladas, enviadas a Rusia y desplegadas antes del inicio de la guerra.

Una cuestión clave, según los expertos en armamento, es si Rusia puede adquirir o fabricar los tipos de sistemas electrónicos y ópticos que permiten a los drones de Irán realizar con éxito ataques de precisión a larga distancia. Las sanciones económicas impuestas a Irán y Rusia han restringido gravemente la venta de tecnología sensible a ambos países, incluidos los sistemas de guiado electrónico.

El análisis de los drones iraníes recuperados en el campo de batalla de Ucrania ha revelado el alcance de la continua dependencia de Irán de países extranjeros para obtener componentes clave. Un informe de octubre basado en el examen a tres tipos de aviones no tripulados construidos en Irán -el Mohajer-6, el Shahed-131 y el Shahed-136- identificó la existencia de piezas de motor y componentes electrónicos construidos por empresas estadounidenses, alemanas y chinas, según el Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional, una organización sin ánimo de lucro con sede en Washington que realizó el análisis.

Aunque no está claro cómo obtuvo Irán las piezas, Teherán tiene un largo historial de eludir las sanciones internacionales destinadas a interrumpir el trabajo en sistemas de armamento, así como sus instalaciones de energía nuclear, según el informe.
Ucrania anunció la destrucción de más de 300 drones de fabricación iraní utilizados por Rusia
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!