Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

En las primeras etapas del conflicto ucraniano, las tropas rusas destruyeron el avión más grande del mundo, el Antonov An-225, en la base de Antonov, el aeropuerto de Hostomel. Ahora, el fabricante está comprometido con la reconstrucción del majestuoso avión. Sin embargo, todo sobre este avión parece enorme, incluido el precio de devolverlo a la vida.

Tras los terribles daños que sufrió el avión más grande del mundo en los primeros días del conflicto ucraniano, el fabricante con sede en Kyiv, ha hecho público la cantidad de dinero que necesitaría para reconstruir el gigantesco avión.

Después de inspeccionar lo que queda del Antonov An-225, los expertos han estimado que se necesitarán 500 millones de euros para reconstruir el megaavión. No obstante, el fabricante ucraniano también ha declarado que es demasiado pronto para hablar de una cantidad precisa de dinero. Por lo tanto, la suma exacta se hará pública en una segunda etapa.

Para que el coste de esta gigantesca construcción no sea desorbitado, el fabricante ha decidido montar este segundo An-225 con piezas nuevas, pero también con partes de otro fuselaje que no se ha terminado y partes del inmenso avión derribado, una fusión que también responde a una motivación sentimental. "Su recuerdo debe mantenerse vivo a nivel internacional" ha dicho la empresa al periódico alemán.

Antonov Company también confirmó que ya han comenzado con los trabajo de diseño para completar el segundo An-225 Mriya. “Actualmente, han comenzado los trabajos de diseño en esta dirección”, dijo la compañía en una publicación de Facebook. “Según las estimaciones de expertos, actualmente hay alrededor del 30% de los componentes que se pueden usar para el segundo modelo de la aeronave”.

Su recuerdo volverá a volar, pero no será una copia exacta de la aeronave nacida de la desaparecida Unión Soviética. "Externamente, será como el primer Mriya, pero por dentro será completamente diferente", dijeron los responsables cuando anunciaron su intención de recuperar el buque insignia que llegó a conseguir 240 Récords Guinness incluyendo el de transporte de carga más pesada en un solo vuelo, con 189.980 Kg.

La declaración sigue la información revelada por el director general de Antonov, Eugene Gavrilov, en el periódico alemán Bild. Durante una entrevista en la nueva base de la compañía en Leipzig, Alemania, Gavrilov dijo que “el trabajo en el nuevo avión está en marcha en un lugar secreto” y que se utilizarán algunos componentes rescatados de los restos del avión original.

Para financiar esta segunda versión del An-225 se ha creado un fondo y el aeropuerto de Leipzig/Halle acoge una exposición sobre la historia del avión para recaudar financiación. Mriya se dejaba ver con frecuencia en las pistas de ese aeropuerto antes de ser derribado y fue durante la inauguración de esta exposición cuando la compañía ha anunciado que el segundo carguero ya está en camino.

La empresa también planea crear maquetas y otros productos con la imagen del mítico avión para vender y recaudar más dinero para terminar la segunda máquina. Aún no hay fecha de finalización: "cuanto antes termine la guerra, antes podremos decirlo" ha asegurado al medio alemán.

El An-225 Mriya (que significa "Sueño" en ucraniano) se desarrolló como parte del programa espacial soviético para transportar el transbordador espacial Buran, así como grandes componentes de cohetes. Voló por primera vez en 1988. Con seis motores y 42 ruedas, podía transportar hasta 640 toneladas, lo que lo convertía en el avión más potente jamás creado y el más grande en funcionamiento.

El avión estaba almacenado en el aeropuerto de Hostomel, donde tiene su sede Antonov Company, cuando comenzó la invasión rusa el 24 de febrero de 2022. Ubicado en las cercanías de la capital de Ucrania, Kyiv, el aeropuerto fue atacado el primer día de la invasión. El supuesto objetivo de los paracaidistas rusos enviados al sitio era establecer una cabeza de puente para que más tropas volaran. Durante la batalla por el control de Hostomel, el Mriya sufrió daños graves.

Un segundo fuselaje sin terminar del An-225, inicialmente destinado a pruebas en tierra, se almacenó en Hostomel. Su ubicación actual no está confirmada.
Antonov inició los trabajos de diseño para construir el segundo An-225 Mriya que costaría más de 500 millones de dólares
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!