Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

Antes de la invasión de Ucrania, la dirección aeroespacial rusa había planeado comercializar el caza pesado de nueva generación, el Su-57, y su muy promocionado derivado, el Su-75, a varios compradores militares extranjeros. Estos planes parecen ahora estar en ruinas luego de la invasión de Vladimir Putin a Ucrania y las fuertes sanciones que occidente ha implementado contra la economía y la industria rusa.

El Su-57 tiene una baja tasa de producción y es poco probable que los modelos de exportación estén disponibles hasta el final de la década. En cuanto al Su-75, el llamado avión “Checkmate”, sólo se ha presentado en maquetas, gráficos realizados por ordenador y todavía no ha realizado ni un solo vuelo de prueba con éxito.

Para los compradores extranjeros, queda el Sukhoi Su-35, el único avión militar ruso en producción en serie. Se trata del bombardero pesado característico de Rusia, aunque su historial de combate en los cielos de Ucrania no ha sido el esperado y ha sufrido pérdidas en combate. Pero incluso el Su-35 podría no ser exportado con éxito en un número significativo esta década.

Incluso antes de la invasión rusa de Ucrania, la Ley para Contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones (CAATSA) fue un factor importante para disuadir a los posibles compradores del Su-35, como Egipto, Argelia e Indonesia. 

Para disuadir a los países de comprar armas rusas y negar a Rusia los ingresos de esas ventas, el Congreso aprobó una ley de sanciones a terceros para exigir al poder ejecutivo que los sancionara si lo hacían. Varios países han cancelado los contratos de compra de armas rusas y han buscado capacidades de defensa equivalentes en otros países, antes que enfrentarse a la perspectiva de las sanciones estadounidenses.

Ahora la guerra de Ucrania y las consiguientes sanciones están teniendo un impacto devastador en el sector aeroespacial ruso. Las sanciones están paralizando la capacidad rusa de terminar el desarrollo y producir en masa las aeronaves de combate de nueva generación como el Su-57 y el Su-75. 

A esto se suma que muchos fabricantes rusos dependen de la importación de máquinas y herramienta avanzadas para la construcción de aviones. Así mismo, el análisis de los restos de los misiles, drones y aviones rusos derribados en Ucrania ha revelado que contienen componentes y subsistemas occidentales que ya no pueden exportarse legalmente a Rusia.

Las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia también necesitan reemplazar los aviones de guerra perdidos en combate, incluido un cierto número de Su-35.

De hecho, la reputación militar de las Fuerzas Aeroespaciales rusas se ha visto muy empañada por su mala actuación durante la invasión de Ucrania, y eso se está contagiando a su aviación militar. Incluso con una clara superioridad numérica y cuantitativa sobre la Fuerza Aérea de Ucrania, Rusia no ha logrado obtener ninguna medida de superioridad operativa o táctica sobre el campo de batalla desde el aire.

Además, el atractivo militar del Su-35 como caza-bombardero polivalente ha disminuido desde que, según se informa, Rusia ha perdido dos escuadrones en Ucrania debido a diversos defectos.

Tanto las fuerzas aéreas ucranianas como las rusas han sufrido pérdidas de ala fija y rotatoria en un campo de batalla infestado de una amplia gama de capacidades de defensa aérea. Los sistemas menos costosos, como la artillería, los misiles y los drones, han resultado ser los sistemas de armas más decisivos en el conflicto. Según se informa, Rusia intercambió más de 60 cazas Su-35 con Irán a cambio de varios miles de drones que ahora utilizan para aterrorizar a los civiles ucranianos e inutilizar elementos de la infraestructura crítica ucraniana.

Apretado por las sanciones y presionado para reemplazar el equipo destruido por Rusia, es probable que el sector aeroespacial ruso no tenga aviones que vender, aunque quiera hacerlo. Si los países compradores empiezan a cambiar de opinión -e invierten en drones y otras municiones guiadas de precisión menos costosas- el mercado de aviones de combate rusos podría empezar a disminuir rápidamente.
Las exportaciones de aviones militares rusos caen en picada tras la invasión de Putin a Ucrania
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!