Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

La senadora del Pacto Histórico, Piedad Córdoba, dio a conocer un paquete de 15 proyectos que aspira a presentar a consideración del Senado en la presente legislatura. Entre las variopintas iniciativas presentadas por la polémica política cercana a las FARC, a Nicolás Maduro y a Gustavo Petro, está la derogación del acuerdo de cooperación y defensa firmado entre Colombia y la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) en 2018.

Aunque la política de extrema izquierda y afecta al régimen chavista de Venezuela no sustentó su idea de por qué Colombia debía abandonar su posición estratégica en la alianza militar internacional, cabe destacar que desde hace varios años ha sido la abanderada de esa iniciativa usando como excusa supuestas violaciones a los derechos humanos por parte de las Fuerzas Militares.

Cabe recordar que en 2020 Córdoba pidió a la OTAN suspender membresía de Colombia a través de una carta dirigida al secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Jens Stoltenberg, en la que alertaba por la sistemática violación de derechos humanos.

En la misiva dirigida a Stoltenberg, Piedad Córdoba denunció "el asesinato sistemático de jóvenes y adultos, muchos de ellos afrodescendientes, indígenas, estudiantes, campesinos, líderes sociales pertenecientes a familias y comunidades vulnerables, quienes en razón de su condición social y de sus orígenes étnicos han sido victimizados".

Piedad Córdoba, una alfil del régimen venezolano señalada de manipular la liberación de secuestrados de las FARC, explicó en ese momento que "en los primeros ocho meses del año en curso y primeros días del presente mes de septiembre, van ejecutadas, de forma alarmante, 51 masacres con cerca de 240 víctimas", por lo cual se preguntaba "¿Cómo puede el Gobierno Duque, como socio de OTAN, contribuir a la seguridad internacional cuando en sus propias narices hay masacres cada semana?".

Ante ello, pidió tramitar en las instancias de la OTAN la suspensión inmediata de Colombia como país socio, “al violar los derechos humanos y no contar con una línea de mando responsable con capacidad real para impedir el plan de matanzas que se está consumando en amplias zonas del país”. Lo anterior, implicaría que Colombia deje de recibir cooperación militar.

“¿Cómo puede Colombia, como país socio de la OTAN, contribuir a la seguridad internacional cuando en su propio territorio las fuerzas armadas se muestran, cuando no autoras directas, cómplices, encubridoras o facilitadoras, al menos como incompetentes, carentes de la profesionalidad y la ética más básicas?, ¿puede prestigiarse un presidente y sus fuerzas militares que han actuado con omisión y no detienen a los autores de matanzas constitutivas de genocidio y etnocidio?”, cuestionó en ese momento la hoy senadora.

Cabe recordar que Colombia se convirtió en 2017 el socio global más nuevo de la OTAN y el primero de América Latina, y en virtud de esa asociación la Alianza Atlántica respalda los esfuerzos colombianos por desarrollar sus fuerzas armadas, mientras Bogotá ofrece su experiencia en capacitación de desminado tanto a los aliados como a otros países socios.

La relación entre la OTAN y Colombia se centra en el desarrollo de enfoques comunes para los desafíos de seguridad global, como la seguridad cibernética, la seguridad marítima y el terrorismo y sus vínculos con el crimen organizado, así como en el apoyo a los esfuerzos de paz y seguridad, incluida la seguridad humana. Además, Colombia brinda capacitación en remoción de minas a los aliados de la OTAN y países socios, mientras que la OTAN también apoya a Colombia en sus continuos esfuerzos por desarrollar sus fuerzas armadas.

Tras una serie de reuniones de alto nivel a lo largo de 2021, Colombia y la OTAN han dado luz verde al nuevo marco de cooperación, al que el país latinoamericano es el primero de los socios de la Alianza en hacer la transición. En concreto, la nueva asociación abarca una cooperación mejorada en interoperabilidad, capacitación o educación, así como áreas nuevas como cambio climático y seguridad.

La cooperación de Colombia con la OTAN es mutuamente beneficiosa e incluye la creación de capacidades e interoperabilidad mediante entrenamiento, educación y ejercicios. 

Los Aliados de la OTAN y Colombia buscan desarrollar la interoperabilidad de sus fuerzas armadas, en línea con las normas y estándares de la OTAN. Esto facilitará la posible participación futura de Colombia en operaciones y misiones dirigidas por las Naciones Unidas. 

El personal colombiano participa regularmente en cursos en la Escuela de la OTAN en Oberammergau, Alemania, y en el Colegio de Defensa de la OTAN en Roma, Italia. Colombia también ha participado en varias conferencias militares de alto nivel.

El país también tiene mucha experiencia para ofrecer en las áreas de desminado humanitario, lucha contra artefactos explosivos improvisados, contrainsurgencia y antinarcóticos. En 2019, esta experiencia resultó en que Colombia se uniera a la red de Centros de Capacitación y Educación de la Alianza (PTEC) de la OTAN con el Centro Internacional de Desminado de Colombia (CIDES). 

Como parte de la comunidad PTEC, CIDES contribuye a la educación y capacitación del personal de las naciones y socios de la OTAN en el área crucial del desminado humanitario y militar.

De igual forma, desde 2013, el Ministerio de Defensa de Colombia ha participado activamente en el programa Building Integrity, que brinda asistencia práctica y asesoramiento para fortalecer la integridad, la rendición de cuentas y la transparencia en el sector de la defensa y la seguridad.

Colombia también ha apoyado de manera directa las operaciones de la OTAN: En 2015, la Armada Nacional apoyó con un patrullero oceánico 'Ocean Shield', la operación marítima de la OTAN para contrarrestar la piratería frente al Cuerno de África.

Colombia también participa en el Programa de Ciencia para la Paz y la Seguridad de la OTAN. En 2019, se llevó a cabo un taller de investigación avanzada en la capital, Bogotá, que se centró en las lecciones antiterroristas de la piratería marítima y la interdicción de narcóticos. Después del taller, se hicieron recomendaciones de mejores prácticas e innovaciones tecnológicas para gestionar el terrorismo marítimo.
El Pacto Histórico quiere retirar a Colombia de la OTAN y busca derogar acuerdo que la vincula como Socio Global de la Alianza.
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!