Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

La histórica Declaración de Jerusalén, firmada el jueves por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro, Yair Lapid, incluye un acuerdo sobre la participación de Estados Unidos como socio en el vanguardista sistema de interceptación láser 'Rayo de Hierro' (Iron Beam) de Israel.

“Los países expresan su entusiasmo por avanzar en la asociación de defensa entre EE.UU. e Israel mediante la cooperación en tecnologías de defensa de vanguardia, como los sistemas de armas láser de alta energía, para defender los cielos de Israel y, en el futuro, los de otros socios de seguridad de EE.UU. e Israel”, dice la declaración.
 
La frase “otros socios de seguridad” parece insinuar que el sistema podría venderse a los Emiratos Árabes Unidos y a otros estados que forman parte de los Acuerdos de Abraham, y posiblemente a otros países que podrían entrar en un futuro pacto de defensa regional que Estados Unidos está tratando de promover en Oriente Medio.

Está previsto que Rayo de Hierro esté operativo en tres años. El ex primer ministro Naftali Bennett dijo que se instalaría un sistema en la frontera de Israel con la Franja de Gaza en 2023. El Rayo de Hierro es el primer sistema de defensa basado en láser de este tipo, y se espera que suponga un cambio estratégico en la capacidad de Israel para hacer frente a los ataques con cohetes y misiles.

El principal inconveniente del sistema de defensa antimisiles 'Cúpula de Hierro', que intercepta los misiles y cohetes que lanzan los grupos terroristas contra el territorio israelí, es el elevado coste de los interceptores. Cada cohete o mortero que Hamás dispara contra Israel le cuesta a la organización terrorista entre unos cientos y unos miles de dólares, mientras que un solo misil interceptor de la Cúpula de Hierro cuesta unos 50.000 dólares. En la mayoría de los casos, la Cúpula de Hierro dispara sus interceptores en pares, lo que eleva el coste de una sola intercepción a unos 100.000 dólares.

El coste del sistema significa que las arremetidas masivas de cohetes, como las que Hamás disparó contra Israel durante la 'Operación Guardián de los Muros' en mayo de 2021, suponen un enorme coste de defensa para Israel, por no hablar del riesgo que corre al quedarse sin cohetes interceptores. Después de la operación de mayo de 2021, Estados Unidos proporcionó a Israel una subvención especial de 1.000 millones de dólares para reabastecerse.

La interceptación por láser es mucho menos costosa, ya que se calcula que cuesta como máximo 2.000 dólares por interceptación. Otra ventaja del Rayo de Hierro es que intercepta los cohetes inmediatamente después de su lanzamiento, sobre la Franja de Gaza o el Líbano, en lugar de cuando están a punto de caer. 

Además del Rayo de Hierro, que funciona a nivel del suelo, Israel también está en las fases iniciales de prueba de un sistema láser aéreo que se fijará a los aviones, y que está diseñado para que uno o dos aviones proporcionen cobertura a todo Israel, en lugar de tener que desplegar docenas de baterías basadas en cohetes.

Estados Unidos, por su parte, está trabajando en un sistema láser capaz de interceptar misiles de largo alcance. El láser estadounidense es más potente, con 1.000 kw o más. Los estadounidenses han iniciado las primeras pruebas del nuevo sistema, alentados por la preocupación por los misiles hipersónicos que está desarrollando China.
Estados Unidos colaborará con Israel en el desarrollo de armas láser para defensa aérea.
Webinfomil.com
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!