Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El presidente Joe Biden ha solicitado formalmente que el Congreso de Estados Unidos apruebe la venta de sistemas de armas actualizados, radares y otros equipos técnicos para mejorar notablemente las capacidades de la flota de aviones de combate F-16 de Turquía.

El posible acuerdo representa un importante avance en las relaciones entre Ankara y Washington, y se produce a raíz de que Turquía mostrara un considerable apoyo a Ucrania en medio de la invasión rusa.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha permitido que se celebren dos rondas de conversaciones de paz entre Ucrania y Rusia en suelo turco, al tiempo que ha suministrado armas a Ucrania, incluido el avión no tripulado Bayraktar TB2, que se ha convertido en una herramienta muy eficaz para las fuerzas armadas de Ucrania.

Funcionarios estadounidenses familiarizados con la solicitud dijeron que la administración de Biden podría estar utilizando el acuerdo para medir el nivel de apoyo en el Congreso, para posteriormente presentar una propuesta adicional para vender 40 nuevos aviones de combate F-16 a Turquía, según aseguró el Wall Street Journal.

Las relaciones entre Ankara y Washington se tensaron desde el año 2017, luego que Turquía comparara a Rusia el sistema de defensa aérea S400, equipo que para Estados Unidos no resulta compatible con la operación de aviones occidentales, especialmente el F-35 que tenían planeado adquirir y que fue vetado por el gobierno del entonces presidente Donald Trump.

También se dice que los miembros de ambas cámaras del Congreso son cautelosos a la hora de forjar una relación demasiado fuerte con Erdogan en medio de la preocupación por el historial de violaciones a los derechos humanos de su nación, aunque el Departamento de Estado de Estados Unidos declaró su deseo de mejorar los lazos con el miembro de la OTAN el año pasado.

Turquía es un aliado clave de la OTAN y un socio regional fundamental, y Estados Unidos está comprometido a mejorar la relación entre ambos países. Nos interesa mantener a Turquía anclada en la comunidad euroatlántica”, decía una declaración hecha en agosto.

Se espera que el acuerdo esté valorado en unos 400 millones de dólares e incluya la venta de una variedad de misiles, equipos avanzados de radar y otras mejoras técnicas que serán instaladas en los cazas turcos.

Mientras tanto, una nueva venta de 40 F-16 a Turquía supondría un estrechamiento de los lazos entre Washington y Ankara, algo en lo que la administración de Biden está interesada ante el temor de que un período prolongado de relaciones frías pueda empujar a Erdogan a asociarse con Rusia y China.

Al parecer, Erdogan expresó por primera vez su interés en comprar una segunda flota de cazas F-16 a EE.UU. en una llamada telefónica realizada en marzo con Biden. Pero varios legisladores del congreso norteamericano se resisten al acuerdo a pesar de que Turquía desempeña un papel importante en el suministro de armas y apoyo a Ucrania.

El Departamento de Estado “no confirma ni comenta públicamente las transferencias de defensa propuestas hasta que no se han notificado formalmente al Congreso”, dijo un portavoz de esa entidad tras ser consultado sobre el tema.
Flota de cazas F-16 de Turquía.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!