Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (AFRL) y el Equipo de Pruebas de la Base Aérea de Eglin demostraron el pasado 28 de abril una nueva capacidad aérea ofensiva de bajo costo diseñada para vencer las amenazas marítimas, con el lanzamiento de una bomba inteligente que destruyó con éxito un buque de superficie de gran tamaño en el Golfo de México.
 
Durante las pruebas, un F-15E Strike Eagle lanzó una munición de ataque directo conjunto GBU-31 (JDAM) como parte de la iniciativa llamada QUICKSINK. La bomba inteligente modificada para ataque marítimo impactó el blanco con precisión, partiéndolo en la mitad y hundiéndolo en cuestión de segundos.
 
“QUICKSINK es una respuesta a la necesidad urgente de neutralizar las amenazas marítimas en todo el mundo”, dijo el Coronel Tony Meeks, director de la Dirección de Municiones del AFRL. “Los hombres y mujeres de esta unidad constantemente encuentran formas de resolver los mayores desafíos de nuestra nación”.
 
El éxito de esta prueba se da luego que los científicos e ingenieros del AFRL desarrollaran un buscador inteligente adaptado a las bombas GBU-31 llamado WOSA, el cual permite la colocación precisa del arma sobre el blanco en movimiento. La implementación del WOSA también reduce los costos al proporcionar modularidad, lo que puede conducir a la reducción de los costos del sistema de armas y un mejor rendimiento. 
El programa QUICKSINK, una asociación con la Armada de los EE.UU., tiene como objetivo brindar opciones para neutralizar las amenazas marítimas de superficie al tiempo que demuestra la flexibilidad inherente de la fuerza conjunta. Este novedoso sistema de armas utiliza la tecnología JDAM para generar rápidamente un efecto inmediato en objetivos marítimos estacionarios o en movimiento a un costo mínimo.
 
“QUICKSINK es único en el sentido de que puede proporcionar nuevas capacidades a los sistemas de armas existentes y futuros, brindando a los comandantes, combatientes y a nuestros líderes nacionales nuevas formas de defenderse contra las amenazas marítimas”, dijo Kirk Herzog, gerente del programa AFRL.

Mientras que los torpedos hunden predominantemente buques enemigos a través de submarinos, los nuevos métodos explorados a través de la iniciativa QUICKSINK pueden lograr la letalidad antibuque con armas lanzadas desde el aire, incluidas las bombas guiadas de precisión JDAM de 2,000 libras modificadas.
 
“Los torpedos pesados son efectivos [para hundir buques grandes] pero son costosos y los emplea una pequeña parte de los activos navales”, dijo el mayor Andrew Swanson, jefe de Programas Avanzados. “Con QUICKSINK, hemos demostrado una solución de bajo costo y más ágil que tiene el potencial de ser empleada por la mayoría de los aviones de combate de la Fuerza Aérea, brindando a los comandantes y combatientes más opciones”.
 
Este último experimento permitió a los investigadores evaluar los desafíos científicos y tecnológicos asociados con el concepto QUICKSINK para uso operativo.
  
“Un submarino de la Marina tiene la capacidad de lanzar y destruir un barco con un solo torpedo en cualquier momento, pero el QUICKSINK tiene como objetivo desarrollar un método de bajo costo para lograr resultados similares a torpedos, pero desde el aire a una velocidad mucho mayor y en un área mucho más grande”, dijo Herzog.
   
“El desarrollo de esta tecnología es fundamental para mantener la superioridad tecnológica de EE. UU. y abordar los desafíos de seguridad nacional definidos”, dijo Gerry Tighe, ejecutivo de supervisión de OUSD(R&E) para JCTD. “Esta demostración exitosa representa un hito importante”.
Estados Unidos prueba su nueva bomba capaz de partir en dos y hundir un buque de guerra en segundos.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!