Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

Los cinco aviones de combate Dassault-Breguet Super Étendard Modernisé (SEM) comprados por Argentina en 2018 a la Marina Nacional Francesa van a completar tres años sin poder volar debido a piezas defectuosas y falta de partes para ponerlos en condiciones aceptables de aeronavegabilidad.

Las aeronaves fueron adquiridas durante el mandato del presidente Mauricio Macri por 12,5 millones de euros (poco más de 403 millones pesos de entonces) y llegaron al país sudamericano en mayo de 2019. 

Desde ese entonces ninguno de los aviones ha despegado y están almacenados en la Base Aeronaval Comandante Espora de Bahía Blanca, junto a otros Super Etendard desactivados por falta de repuestos. 

Según portales de noticia locales, los nuevos aviones tenían componentes vencidos y el gobierno de Alberto Fernández sigue sin encontrar repuestos. La principal falla radica en los cartuchos eyectores de los asientos de los pilotos,los cuales se encuentran caducados, por lo que no está garantizada la seguridad de quienes operan las unidades.

El mayor inconveniente es que, aunque construidos en Francia, los Super Etendard tienen un asiento eyectable Martin Baker, con componentes británicos, no disponibles para las fuerzas militares argentinas. Además, tras dos años en tierra, otras piezas de los nuevos aviones han caducado.

Fuentes cercanas al ex ministro de Defensa, Oscar Aguad, aseguraron que la administración de Mauricio Macri compró los aviones a sabiendas de que estaban negociando la compra de repuestos a un proveedor estadounidense en 2019, pero en 2020 el macrismo ya no estaba en el poder y no se logró nada.

“Según la documentación aportada por la propia Armada Argentina, los aviones ‘llegaron al país en 2019 con componentes vencidos” y agregó: “Hasta el momento no han podido volar por la falta de esos componentes que reemplazan los materiales vencidos y la imposibilidad de acceder a otros por su origen británico”, señaló el medio de comunicación TN.

Bajo la dirección del ministro de Defensa, Jorge Taiana, Argentina estaría buscando una empresa local que pueda fabricar esos cartuchos, pero hasta ahora sin éxito.

“Los cinco aviones que Argentina compró a la marina francesa tienen décadas de servicio y, una vez que estén listos para volar, sólo tendrán una vida útil de 10 años”, informó TN.

Junto con los aviones llegaron 40 contenedores de repuestos y accesorios, ya que la idea original era también poner en servicio los viejos Super Etendard de la Armada.

“La idea era darle 10 años más de vida a la aviación naval. Una escuadra histórica está a punto de morir”, dijeron fuentes de la Armada Argentina citadas por TN.
Los aviones de combate Super Étendard de la Armada Argentina siguen en tierra por falta de repuestos de fabricación británica.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!