Full width home advertisement

Destacado

Mundo

Industria

Colombia

Latinoamérica

Post Page Advertisement [Top]

La Marina Real Australiana incorporará una flota de submarinos de propulsión nuclear como parte de un nuevo acuerdo trilateral de defensa firmado este miércoles 15 de septiembre con los Estados Unidos y el Reino Unido. Según los informes, el gobierno australiano también está dispuesto a cancelar su acuerdo con el constructor naval francés Naval Group firmado hace varios años con el fin de construir submarinos de ataque de propulsión convencional.

El anuncio fue realizado por el primer ministro australiano, Scott Morrison, en una rueda de prensa conjunta con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson. Morrison dijo que el plan, que se perfeccionará durante los próximos 18 meses, es construir un número indeterminado de submarinos de propulsión nuclear en la ciudad australiana de Adelaide en estrecha cooperación con los Estados Unidos y el Reino Unido.

Francia ganó un contrato de 50.000 millones de dólares australianos para construir 12 submarinos para la Armada australiana en 2016. Se trató del mayor contrato de defensa en la historia de Australia. Pero el acuerdo se ha encontrado con muchos obstáculos, sobre todo porque Canberra requería que muchos de los componentes fueran de producción local. 

Este esfuerzo es solo una parte de una nueva asociación estratégica de defensa entre los tres países, denominada AUKUS (que es la abreviatura de Australia-Reino Unido-Estados Unidos) que también incluye la cooperación en otras áreas, incluidas las capacidades de ataque de largo alcance, la guerra cibernética, la inteligencia artificial y computación cuántica. El presidente Biden dijo que AUKUS ayudaría a los tres países a trabajar más estrechamente para ayudar a garantizar la paz y la estabilidad en la región del Indo-Pacífico a largo plazo.

La consecución de ese objetivo "promovería la estabilidad en el Indo-Pacífico" y los submarinos se desplegarían "en apoyo de" los "valores e intereses compartidos" de EE.UU., Australia y Reino Unido, según afirma el comunicado.

Los líderes enfatizaron que el objetivo es "poner los medios australianos en servicio lo antes que sea posible" y añadieron que "Australia sigue comprometida con el cumplimiento de todas sus obligaciones como un estado sin armas nucleares", al tiempo que subrayaron que los submarinos serán de propulsión nuclear, pero irán equipados con armamento convencional.


"Es un acuerdo histórico que refleja la determinación de la Administración (del presidente Biden) para construir alianzas más robustas con el objetivo de mantener la paz y la estabilidad en toda la región del Indopacífico", señaló un alto cargo del Gobierno estadounidense en un diálogo con periodistas horas antes de la firma del acuerdo.

Con este tipo de submarinos, las capacidades de defensa australianas serán mucho mayores, ya que otorgan más rango de operatividad y permitirán reforzar la cooperación con Estados Unidos y sus aliados en la zona. Aunque ninguno de los mandatarios mencionó explícitamente a China, hay una creciente preocupación entre los países de la región por el aumento del poder militar de ese país en esa zona del mundo.

El anuncio se produce una semana antes de que Biden acoja en la Casa Blanca el próximo 24 de septiembre una cumbre con los líderes de Australia, la India y Japón, con los que mantiene una alianza para contrarrestar el poderío de China.

Los cuatro países conforman el "quad", una alianza creada en 2007 en respuesta al auge militar de Beijing. Biden recibirá de manera presencial en la Casa Blanca a los primeros ministros de Australia, Scott Morrison; de la India, Narendra Modi, y de Japón, Yoshihide Suga.

Hasta ahora, no ha habido detalles específicos sobre cómo sería el futuro submarino de propulsión nuclear de la Marina Real Australiana. Sin embargo, el periódico Australian Financial Review informó que el Reino Unido podría participar directamente en ayudar a Australia a establecer una capacidad nacional para construir reactores nucleares adecuados y que la Marina de los EE. UU. podría comenzar a operar sumergibles multipropósito de la clase Virginia desde la base naval HMAS Stirling en Perth como medida interina.

El establecimiento de la infraestructura y los procedimientos necesarios para apoyar a los submarinos Virginias ayudaría a allanar el camino para la propia fuerza de submarinos nucleares de Australia. También podría brindar oportunidades adicionales para que el personal de la Marina Real Australiana realice intercambios para obtener más información sobre el funcionamiento de las naves con propulsión nuclear.

También vale la pena señalar que la clase Virginia es un diseño de propulsión nuclear en producción en los Estados Unidos que podría presentar una opción lista para usar muy atractiva para cumplir con los requisitos de Australia. Los submarinos de propulsión nuclear de clase Astute también se están produciendo en el Reino Unido. Cualquiera de los dos tipos también podría proporcionar un lugar de partida para un nuevo tipo de embarcación diseñado específicamente para Australia, aunque el uso de un diseño existente ayudaría a reducir los costos de adquisición y mantenimiento para todas las partes involucradas.
Alguno de los submarinos Clase Collins actualmente en uso por la Real Armada Australiana.

Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!