Full width home advertisement

Destacado

Industria

Colombia

Latinoamérica

Mundo

Post Page Advertisement [Top]

La situación de seguridad en Afganistán es tan mala que la Fuerza Aérea de Estados Unidos ha desplegado algunas de sus armas más poderosas en un desesperado intento por detener el imparable avance de los talibanes en todo el país.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos ha comprometido bombarderos B-52 y cañoneros AC-130 para apoyar a las fuerzas afganas en tierra, es así como desde el pasado 7 de agosto aviones B-52 Stratofortress llevaron a cabo ataques aéreos contra las fuerzas de Talibán en la capital de la provincia de Jauzján, Sheberghan, y generaron muchas bajas.

"Un grupo de talibanes ha sido el blanco de los B-52 en la ciudad de Sheberghan, en la provincia de Jauzján. Los terroristas sufrieron numerosas bajas como resultado de los ataques aéreos de EEUU", escribió en su cuenta de Twitter el portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Fawad Aman.

De igual manera se ha reportado el empleo de los cañoneros AC-130 'Spectre' los cuales hasta el momento se habían utilizado en Afganistán únicamente para apoyar a las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos y los pocos miembros de las fuerzas armadas que todavía continúan en el país asiático prestando seguridad a la embajada y otras instalaciones norteamericanas.

A fines de julio, el portavoz del Pentágono, John Kirby, confirmó que el ejército estadounidense continuaba realizando ataques aéreos en Afganistán a pesar de que el gobierno afgano tiene su propia fuerza aérea. Mientras tanto, el Comando Central de Estados Unidos no ha especificado de manera oficial qué aviones están apoyando a las tropas y la policía afganas.

Hasta ahora, los ataques aéreos no han detenido el rápido avance de los talibanes. Dicho grupo terrorista ahora controla la ciudad de Kunduz, que habían capturado brevemente en 2015 y 2016 antes de ser expulsados ​​por las fuerzas de seguridad afganas respaldadas por el poder aéreo estadounidense.

Según los informes, al menos otras cinco, de las 17 capitales de provincia de Afganistán, han caído en manos de los talibanes durante la última semana, incluidas Zaranj, Sheberghan, Aibak, Sar-e Pul y Taloqan. Un portavoz de los talibanes dijo el lunes que el grupo ahora controla las seis provincias en las que están ubicadas esas ciudades.

Otras grandes ciudades de Afganistán como Kandahar, la segunda urbe más grande del país, está sitiada. Lashkar Gah, otra ciudad importante en el sur de Afganistán, también está siendo atacada.  En el oeste, la histórica ciudad de Herat mantiene a raya a los talibanes gracias a los jefes tribales y milicias.

Mientras tanto, la embajada de Estados Unidos en Kabul anunció el sábado que se insta a todos los ciudadanos estadounidenses a abandonar Afganistán de inmediato: "Dadas las condiciones de seguridad y la reducción de personal, la capacidad de la embajada para ayudar a los ciudadanos estadounidenses en Afganistán es extremadamente limitada, incluso dentro de Kabul", dijo la embajada en un comunicado.

Los talibanes por su parte, continúan llevando a cabo una campaña de asesinatos contra pilotos afganos para privar al gobierno de Kabul de su única ventaja: el poder aéreo. El sábado, una bomba que explotó en Kabul mató a Hamidullah Azimi, quien estaba entrenado para volar helicópteros UH-60 Black Hawk para la Fuerza Aérea afgana, informó Reuters. Los talibanes se atribuyeron la responsabilidad del ataque.
Webinfomil.com Actualidad, Seguridad y Defensa.
¡Síguenos en Facebook y en Twitter y no te pierdas de nuestras más recientes noticias!